El teléfono móvil se ha convertido en parte de las vidas cotidianas de sus usuarios. Bien para uso personal, ocio o uso profesional, las personas dependen en gran medida de los móviles para desarrollar diferentes actividades, y ya se ha convertido prácticamente en primera necesidad disponer de un terminal.

Según estudios de compañías como Phone House, alrededor del 42 por ciento de los usuarios del estado español pasa un máximo de 60 minutos sin mirar el teléfono; otros, como Oracle Marketing Cloud, dicen que un usuario consulta el móvil una media de 150 veces al día, y, en muchos casos, incluso más veces.

Con estos datos sobre la mesa, es indiscutible el papel que juegan estos dispositivos en la sociedad actual. Y lo más sorprendente, es que parece que esto es sólo el principio: el Instituto Nacional de Estadística sacó un informe el pasado año 2017 donde se contempla que el 75 por ciento de los niños de 12 años ya tienen móvil; toda una generación creciendo con los teléfonos móviles como compañeros de juegos, apps de mensajería, redes sociales, etc.

A tenor de todo lo comentado hasta aquí, resulta evidente que perder el móvil no sólo es un gran contratiempo, puede suponer riesgos de pérdida de información, de que accedan a nuestras tarjetas bancarias, correo personal, etc, pero afortunadamente existen herramientas que permiten a los usuarios no tener que buscar encarecidamente en google: “cómo localizar mi movil“.

Hasta hace unos años, localizar y rastrear un celular no era posible para los usuarios comunes, sólo era posible para los cuerpos de seguridad del estado y para las organizaciones gubernamentales, pero esto ha cambiado. Desde aplicaciones para Android, iPhone y/o tablets hasta el uso del GPS mediante programas informáticos, hay varias formas para rastrear teléfonos móviles en tiempo real que, pese a no ser una tarea fácil, puede ofrecer la posibilidad de encontrar a tiempo el teléfono perdido o robado.

Vías alternativas para proteger la información

Localizar el teléfono móvil en caso de pérdida suele ser el primer impulso, pero existen diferentes alternativas si no se desea invertir tanto tiempo en rastrearlo. Afortunadamente, la mayoría de dispositivos Android y iPhone ofrecen la opción de configurar los celulares para activar un mecanismo de bloqueo y/o borrado en caso de pérdida. Así, si se pierde el móvil o si lo roban, éste se puede configurar para bloquear el dispositivo si una persona no autorizada se hace con él, ofreciéndole un número de teléfono al que poder contactar en caso de que lo haya encontrado y esté dispuesto a devolverlo. En caso de que el terminal tenga datos de gran importancia, es posible instalar un sistema de borrado para que, al intentar entrar de forma no autorizada al terminal, el teléfono restaure los valores de fábrica y se deshaga de todas las fotos, vídeos, datos y todo tipo de datos personales que se almacenen en el terminal.

Más información en como-encontrar.com