Berlín, 15 feb (dpa) – El director estadounidense Wes Anderson inauguró hoy la competencia oficial del Festival de Cine de Berlín con “Isle of Dogs”, una original fantasía animada sobre una pandilla de perros ambientada en Japón con la que buscó homenajear a algunos de sus directores favoritos, como Akira Kurosawa o Hayao Miyazaki.

Para su segunda película de animación después de “Fantastic Mr.Fox” (2009), que fue recibida con aplausos por la prensa del certamen y que abrirá esta noche el telón de la Berlinale, Anderson se rodeó de un elenco de estrellas como Bryan Cranston, Bill Murray, Jeff Goldblum y la recientemente nominada al Oscar Greta Gerwig, quienes dan voz a una particular pandilla de perros y otros personajes del film y acompañaron hoy su presentación en la fría capital alemana.

“Hay un silencio en Miyazaki que no es habitual en la animación de Estados Unidos”, afirmó Anderson sobre el director japonés de películas como “El viaje de Chihiro” o “El castillo ambulante”. “Quería que fuera una película silenciosa”, añadió tras la presentación del film ante la prensa, que esta noche se convertirá, además, en la primera película de animación en inaugurar la Berlinale en sus 68 años de historia.

Con guión del mismo Anderson y basada en una idea de él, Roman Coppola y los actores Kumichi Komura y Jason Schwartzmann, “Isle of Dogs” no es, sin embargo, una película silenciosa, empezando por que la protagoniza una pandilla de perros parlanchines liderada por el hosco Chief, poco afecto a los humanos (Cranston) y los más amigables Rex (Edward Norton), Boss (Murray), Duke (Goldblum) y King (Bob Balaban).

“Isle of Dogs” cuenta la historia de un niño huérfano, Atari (Koyu Rankin), quien emprende un viaje en solitario para encontrar a su perro guardián, Spots (Schreiber), desterrado, al igual que el resto de los perros de la ciudad de Megasaki, a una isla basurero por orden del malvado alcalde Kobayashi (Nomura) debido a una supuesta epidemia de gripe canina. Al llegar a la desoladora isla basurero, Atari se asociará a los desahuciados pero bien dispuestos perros para que lo ayuden a encontrar a su amigo y terminar con tan injusto destierro.

“(El dramaturgo británico) Tom Stoppard decía que para escribir una obra solía juntar dos ideas distintas. Eso es lo que intentamos hacer: queríamos hacer una historia con perros abandonados en un basurero, pero también algo en el Japón relacionado con nuestro amor por el cine japonés”, explicó hoy el director de “Moonrise Kingdom”.

Para rodar esta “versión de fantasía de Japón”, como la describió, Anderson privilegió la técnica del stop motion, que consiste en darle movimiento a objetos estáticos o modelos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. “Lo que me gusta del stop motion en comparación con las técnicas digitales más modernas es que lo asocio con la historia del cine, es una técnica de la vieja escuela”, afirmó.

Si bien esta es la novena película en la carrera de Anderson, es apenas la segunda animada, aunque ya haya empleado algunas de estas técnicas en otros de sus films con actores “de carne y hueso”. “Los desafíos de la animación no son solo hacer una buena historia y que funcione, sino que pasan cosas como por ejemplo: ‘este muñeco no sonríe realmente’. Y ese proceso puede llevar dos años y medio”, comentó el cineasta. “Pasan muchas cosas de esas, pero siempre hay una solución”, añadió.

El casting de voces de “Isle of Dogs” es tan impactante que incluyó hasta a la viuda de John Lennon, la artista japonesa Yoko Ono, con un pequeño papel como científica, y a otras actrices como Tilda Swinton -que eligió sentarse entre los asistentes a la rueda de prensa-, Scarlett Johansson y Frances McDormand.

El toque de humor durante la conferencia de prensa lo puso, una vez más, un impertérrito Murray, quien en sus escuetas declaraciones aseguró que haber sido una de las voces de la película junto a este grupo de actores fue como “haber estado en el video de ‘We Are The World'”, en referencia a la canción que grabaron en 1985 Michael Jackson y otras decenas de artistas como Stevie Wonder o Cindy Lauper.

“Isle of Dogs” es la cuarta película de Anderson en competencia en la Berlinale después de “The Royal Tenenbaums” (2002), “The Life Aquatic With Steve Zissou” (2005) y “The Grand Budapest Hotel” (2014), que abrió la edición de ese año y se llevó el Gran Premio del Jurado. Su estreno está previsto para fines de marzo en Estados Unidos y abril en el resto del mundo.

Por Astrid Riehn (dpa)