Melbourne, 25 mar (dpa) – Un acierto estratégico del equipo Ferrari y un golpe de fortuna por la aparición de un auto de seguridad virtual en el momento exacto se conjugaron hoy para que el alemán Sebastian Vettel se impusiera al británico Lewis Hamilton en el Gran Premio de Australia de Fórmula 1.

Como había sucedido la temporada anterior, Vettel golpeó primero y se llevó la primera batalla del año en la categoría reina, en el particular duelo que mantiene con el británico en busca de emular al argentino Juan Manuel Fangio con cinco títulos del mundo.

El alemán, que en la primera parte de la carrera no había podido subir de la tercera posición, aprovechó la aparición de un auto de seguridad para hacer en ese momento su detención en boxes y volver a pista delante de Hamilton y su compañero Kimi Raikkonen, que finalizó tercero.

“Fue una buena carrera y tuvimos muchas suerte con el safety car”, reconoció Vettel en el podio. “Este triunfo es una gran motivación para lo que viene, pero todavía no estamos donde queremos estar, no siento el automóvil”, remarcó el cuatro veces campeón del mundo, que sumó su victoria 48 en la máxima categoría, en 200 carreras. Además fue su centésimo podio.

En la cuarta posición se ubicó el Red Bull del australiano Daniel Ricciardo, mientras que el español Fernando Alonso sorprendió con su McLaren al terminar en la quinta posición, justo por delante del otro Red Bull del holandés Max Verstappen, al que contuvo en los últimos 15 giros.

“Fue una buena carrera”, explicó el español. “Como decía ayer, este año tengo potencial. Hoy aprovechamos las oportunidades y no tuvimos ningún percance. Podemos defendernos y atacar, es otro panorama”, destacó Alonso, que valoró la labor de los mecánicos de McLaren, que trabajaron tiempo extra para poder poner a punto el nuevo motor Renault en el auto de esta temporada.

Los puestos con puntos los completaron el alemán Nico Hülkenberg (Renault), Valtteri Bottas (Mercedes), el belga Stoffel Vandoorne (McLaren) y el español Carlos Sainz (Renault), que llegó décimo pese a las náuseas que padeció durante la competencia.

Poco había sucedido en carrera, con Hamilton marcando la pauta desde la partida, seguido por Raikkonen y más atrás por Vettel. La única novedad era el retraso de Max Verstappen, que había sido superado por Kevin Magnussen en la largada y cometió un trompo cuando intentaba recuperar la posición.

Entonces, Ferrari apostó por la estrategia para cambiar la historia. Mandó rápido a los boxes a Raikkonen en la vuelta 18, idea copiada enseguida por Mercedes, que en el giro siguiente hizo parar a Hamilton para mantenerse adelante del finlandés.

Sin embargo, un golpe de efecto modificó los planes. Los Haas de Magnussen y Sebastien Grosjean, que estaban cumpliendo una gran carrera, se detuvieron en giros consecutivos, e incluso el auto del francés quedó en lugar peligroso. Por ese motivo, los organizadores pusieron el “safety car” virtual, circunstancia que Vettel no dejó pasar.

“Estaba rezando por un coche de seguridad y de pronto el Haas se detuvo a la salida de la curva dos. Cuando lo vi me llené de adrenalina”, reconoció Vettel.

El alemán, que estaba a siete segundos de Hamilton cuando el británico hizo su detención, ingresó a los boxes y salió justo delante del piloto de Mercedes, que vio como un error estratégico de su equipo le hizo perder una posición que en la pista era muy cómoda.

“Lewis, pensamos que estábamos a salvo, pero obviamente algo salió mal”, le dijo el ingeniero de pista de Mercedes al británico, cuando Hamilton pidió explicaciones por radio por la inesperada circunstancia.

“Hoy hicieron un mejor trabajo que nosotros. Tendremos que repasar en la pizarra para ver qué salió mal”, admitió el actual campeón del mundo, visiblemente impactado por lo sucedido. “La fortuna no estuvo con nosotros, pero salimos vivos. Ya tendremos otras oportunidades para pelear, es un circuito fantástico, pero muy difícil de sobrepasar”.

También Raikkonen se lamentó de su mala suerte, aunque se consoló con que la victoria haya quedado en la escudería. “Estábamos para un mejor resultado, pero no tuvimos fortuna. Al menos, la suerte la tuvo Sebastian y el triunfo quedó en el equipo”, dijo el finlandés, que en final terminó conteniendo a Ricciardo para sostener su plaza en el podio.

Cuando la carrera se relanzó en la vuelta 32, el panorama era totalmente diferente. Vettel vio como Hamilton se agrandaba en sus espejos, pero lo contuvo sin mayores sobresaltos, en un circuito donde superar a otro auto es una labor muy complicada.

Así llegaron al final, con Vettel sonriendo y Hamilton maldiciendo por una estrategia equivocada. En el campeonato, el alemán ya logró los primeros 25 puntos, siete más que el piloto de Mercedes. Dentro de dos semanas será el segundo de los 21 capítulos del año, cuando se dispute el Gran Premio de Bahréin.

Por Jens Marx (dpa)