Estambul, 19 feb (dpa) – Tres palabras representan la confianza del Besiktas, el equipo que mañana enfrentará al Bayern Múnich en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de fútbol: «Come to Besiktas (ven a Besiktas)».

El slogan tiene su origen en Internet, cuando hubo rumores de que el delantero Diego Costa llegaría al club turco. Para animar esa posible transferencia, númerosos fans escribieron en redes sociales aquel «Come to Besiktas».

Hoy, el Bayern Múnich animó la previa del encuentro con un video en su cuenta de Twitter, producido en complicidad con el cuadro turco. El defensor Pepe le pide a Robert Lewandowski venir a Besiktas, a lo que el polaco responde: «ven a Bayern», en particular al Allianz Arena, donde tendrá lugar el choque.

Más allá de la frase, Diego Costa volvió finalmente al Atlético de Madrid, Lewandowski es hoy un goleador consolidado en el Bayern y Fikret Orman, el presidente del Besiktas, piensa en grande: «Hemos logrado algunos éxitos en Turquía», dice. «Ahora estamos dando los primeros pasos para convertirnos en un equipo de nivel mundial».

El reciente desarrollo deportivo respalda las aspiraciones del dirigente. Durante años el Besiktas estuvo a la zaga del Fenerbahce y Galatasaray, los dos grandes equipos de la ciudad, pero recientemente la tendencia se invirtió y el equipo cosechó las dos últimas Superligas turcas.

En la fase de grupos de esta Liga de Campeones, además, el Besiktas se clasificó como primero del Grupo G, sin conocer la derrota y superando a equipos como el Porto o el Mónaco. Un éxito inédito para un cuadro turco.

Ante el Bayern, el optimismo es moderado pero claro. «El rival es difícil, pero no somos tampoco un equipo débil», dijo Orman. El vicepresidente del equipo, Ahmet Nur Cebi, fue incluso más optimista. «Tenemos las mismas posibilidades que el Bayern Múnich».

En el campo, el Besiktas despliega un fútbol ofensivo y un plantel de jugadores experimentados. El equipo cuenta entre sus filas a reconocidos jugadores como los portugueses Ricardo Quaresma y Pepe, el chileno Gary Medel o el español Álvaro Negredo.

Ralph Hasenhüttl, el técnico del Leipzig, habló de un «grupo curtido», que venció en los dos encuentros de la fase de grupos al cuadro alemán. En un cruce ante el Mónaco, Günes alineó a un once con promedio de 31,1 años, el más veterano de esta temporada.

En el torneo local, sin embargo, el éxito es menor este año, con un Besiktas menos dominante. A cinco puntos del líder Istanbul Basaksehir, el vigente campeón es cuarto. El fin de semana, apenas logró empatar 1-1 con el Konyaspor, candidato al descenso.

En Múnich, Pepe y compañía no recibirán el apoyo de muchos aficionados. Después de los incidentes en un encuentro del año pasado ante el Lyon por la Liga Europa, la UEFA sancionó económicamente a los dos equipos.

Además, el organismo también se mostró favorable a una expulsión de las copas europeas, aunque la medida quedó condicionada a que se produzcan nuevos incidentes. Sin ganas de correr riesgos, el Besiktas renunció a su cuota de entradas para la ida.

Por Cihan Acar (dpa)