(dpa) – La anunciada ofensiva terrestre por parte de Turquía contra las tropas kurdas en Siria ha comenzado en la ciudad de Afrin, en el noroeste de Siria, aseguró hoy el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

La “Operación Rama de Olivo”, anunciada por el Estado Mayor, apunta contra las milicias kurdas Unidades de Protección Popular (YPG) en el enclave de Afrin.

Aviones de combate bombardearon posiciones de la YPG, según coincidieron en informar varias fuentes. La agencia de noticias estatal Anadolu señaló que rebeldes proturcos ingresaron en territorio kurdo, aunque esta información no fue confirmada.

Desde el comienzo de los ataques aéreos fueron alcanzadas 108 de 113 posiciones de las YPF, aseguró Anadolu. Los bombardeos dejaron muertos y heridos en las filas de YPG, señaló la agencia. La agencia de noticias kurda FIRAT informó que diez civiles resultaron heridos, alguno de ellos de gravedad.

“La operación en Afrin ha comenzado sobre el terreno”, dijo Erdogan en un encuentro de su Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP) en la provincia de Kütahya, en el Egeo. A Afrin le seguirá Manbij, añadió en referencia a la segunda ciudad bajo control kurdo en esa zona.

Las YPG, que lideran la Alianza Militar de las Fuerzas Democráticas Sirias, son la rama siria del prohibido Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) de Turquía. El PKK es considerado una organización terrorista por Turquía, la Unión Europea y Estados Unidos. Ankara se siente amenazada por su fuerte presencia en la frontera.

Según el Observatorio Siria para los Derechos Humanos, se produjeron ataques aéreos de al menos diez aviones de combate turcos en Afrin. “Podemos oir los bombardeos en la ciudad de Afrin”, dijo Haivo Mustapha del consejo ejecutivo kurdo local.

Por el momento no estaba claro si las tropas turcas cruzaron la frontera hacia Siria. Eso podría llevar a una confrontación directa con tropas rusas y estadounidenses, estacionadas en el norte de Siria. Los kurdos, aliados con Estados Unidos, también cooperaron en el pasado con Rusia, que tiene unidades estacionadas en Afrin.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Turquía y Estados Unidos, Mevlüt Cavusoglu y Rex Tillerson, hablaron hoy por teléfono, según la agencia de noticias privada Dogan. No se dieron a conocer detalles de lo hablado. Ya el jueves al parecer hubo conversaciones entre repreentantes turcos y rusos para “coordinar” una posible ofensiva, señala esta información.

Estados Unidos advirtió de una ofensiva militar turca en Afrin y llamó a Turquía a “no tomar ninguna medida de ese tipo”. Sin embargo, Erdogan siguió adelante con sus planes de una ofensiva terrestre. Desde hace ocho días, además, las tropas turcas bombardean la zona con ataques de artillería. Estados Unidos armó a las YPG en el marco de la lucha contra la milicia terrorista Estado Islámico (EI), lo que indignó a Ankara.

Rusia ve con preocupación la ofensiva militar turca contras tropas kurdas en el norte de Siria, dio a conocer hoy el Ministerio de Exteriores ruso en Moscú. “Observamos el desarrollo de esta situación muy de cerca”, comunicó el ministerio y añadió que pide moderación a todas las partes.

Ya en 2016 Turquía actuó contra el norte de Siria junto a los rebeldes proturcos. En aquel entonces, el objetivo oficial era la expulsión de yihadistas de la milicia terrorista Estado Islámico de su propia frontera, pero la acción afectó también a unidades kurdas.