San Juan, 26 mar (dpa) – La jefatura de la Iglesia Católica de Puerto Rico tiene 24 horas para depositar en un tribunal de la isla 4,7 millones de dólares o se ordenará el embargo de todas sus cuentas, según determinó hoy un juez del Tribunal de Primera Instancia de San Juan.

La decisión se produjo luego de que los directivos de la entidad religiosa incumplieran con una orden de esa corte para que pagaran pensiones adeudadas a maestros retirados de las escuelas católicas del país.

El juez Anthony Cuevas Ramos sostiene en su dictamen que los directivos de la Iglesia han mantenido una “actitud temeraria” al no acatar la orden que emitió el viernes 16 de marzo, para que se retomaran los pagos de las pensiones, mientras se continúa evaluando una demanda radicada por los profesores en 2016.

En su recurso judicial, los maestros reclaman que se les desembolsen más de 4,5 millones de dólares que debieron recibir antes de que la Iglesia, que es la que administra estos planteles, eliminara el Plan de Pensiones de las Escuelas Católicas.

La decisión judicial se produce en plena Semana Santa, por lo que sorprendió al arzobispo de San Juan, Roberto González Nieves, en una conferencia de prensa en la que anunciaba las actividades para este importante periodo para la Iglesia.

Este indicó que desconoce si la Iglesia católica o el Fideicomiso de Colegios Católicos tiene el dinero que se debe depositar en el plazo de 24 horas que les fue otorgado, aunque afirmó que dudaba mucho de que lo tengan.

Argumentó que el pleito tiene problemas de jurisdicción. “La Iglesia católica en Puerto Rico, como resolvió el juez, no existe como tal porque la Iglesia católica subsiste a través de sus diócesis”, dijo.

No adelantó, sin embargo, la acción que tomará ante la determinación del magistrado.