Recortes Cero volverá mañana martes a estar frente a las puertas del
Parlament para reivindicar la formación de un Govern que trabaje por el 90%, es decir, por la inmensa mayoría de la sociedad catalana, y no solo por una parte.

Queremos un gobierno que trabaje por el 90%, que luche contra los recortes, las desigualdades y la corrupción. Un gobierno que no presidan los herederos de Pujol y del caso Palau, los continuadores de los peores recortes sociales de Mas y Rajoy.

Sea cual sea la mayoría parlamentaria que articule un nuevo Govern, debe comprometerse con los intereses de la inmensa mayoría de la sociedad catalana.

Recortes Cero reclamará mañana martes “un Govern para el 90%” de la población catalana, y no para el 48% que ahora representan los partidos secesionistas.

Junts per Catalunya y ERC repiten que están trabajando “por hacer cumplir el mandato democrático emanado de las urnas el 21-D”, pero no es verdad. Los votos a partidos independentistas solo representaron el 47,5% de los emitidos, y en relación al censo su peso se reduce hasta el 37,1%.

Esta es la realidad que muchos ocultan hoy en Cataluña.

Ninguna fuerza de izquierdas debe facilitar que el independentismo pueda controlar todos los resortes del poder, cuando esto no es reflejo de la enorme pluralidad de los resultados electorales. Por eso es necesario un compromiso por defender desde las instituciones los intereses de la inmensa mayoría.

El mismo Artur Mas ha declarado que “es muy difícil con el 47,5% de los votos acelerar la implementación de la independencia en el cortísimo plazo”. Y al mismo tiempo parece que hay sectores dispuestos a forzar la situación, en una línea agresiva y aventurera que ya hemos visto actuar.

Por eso, lo realmente importante es lo que va a hacer la mayoría social que en Cataluña defiende la unidad, y que ha dado en los últimos meses un paso adelante, en las movilizaciones públicas, especialmente la izquierda catalana.