(dpa) – La petición de indulto presentada por el nonagenario Oskar Gröning, conocido como el “contable de Auschwitz”, para evitar la cárcel in extremis fue rechazada, informó hoy la Fiscalía de Luneburgo.

Éste era el último paso del anciano de 96 años para evitar la cárcel después de que a finales de diciembre la Justicia alemana dictaminara que Gröning debía entrar en prisión a pesar de su elevada edad para cumplir con la condena de cuatro años por un delito de complicidad en el asesinato masivo en un campo de exterminio nazi.

Gröning fue condenado en julio de 2015 por la audiencia de Luneburgo, en el noroeste del país, por colaborar en el asesinato de al menos 300.000 personas.

El que fuera voluntario de las Waffen-SS admitió entonces haberse incautado del dinero de los judíos deportados al campo de concentración y exterminio de Auschwitz y haber vigilado la llegada de los transportes al complejo.

Tras el rechazo de la Fiscalía, Gröning puede recurrir aún al Ministerio de Justicia en Hannover, según lo establece la ley de indulto de Baja Sajonia, indicó una portavoz de la Fiscalía de Luneburgo. “Si su estado de salud cambia, puede volver a hacer un nuevo intento en cualquier momento”, agregó.

La solicitud de gracia es una facultad exclusiva del reo o de su defensor de solicitar, por una sola vez, que se perdone una pena o conmutarla por otra menor.