(dpa) – La canciller Angela Merkel, expresó en reiteradas ocasiones su propósito de formar «rápidamente un Gobierno estable» en Alemania. Este domingo, cuando se inicie la primera ronda de contactos preliminares con el Partido Socialdemócrata (SPD), su deseo podría comenzar a tomar forma.

Los dos principales partidos de la potencia europea, que gobernaron en coalición durante los últimos cuatro años, comparten numerosos objetivos aunque entre ellos también existe una lista de puntos susceptibles de crear discordia. Son los siguientes:

– MIGRACIÓN: Este es el apartado en el que se identifica un mayor número de diferencias entre ambas formaciones. A diferencia de los socialdemócratas, los conservadores de Merkel son contrarios a la reagrupación familiar de refugiados con estatus temporal. El bloque de la canciller también pretende establecer un límite anual a la entrada de solicitantes de asilo al país, cifrado en 200.000 personas, una medida a la que se opone el SPD.

– IMPUESTOS Y PRESUPUESTO: Los aliados bávaros de Merkel, la Unión Cristianosocial (CSU), que también forman parte de la ronda de conversaciones abogan por aumentar el presupuesto en defensa. Los socialdemócratas insisten en que las partidas que se deben incrementar son aquellas destinadas a la educación, las infraestructuras y las familias.

Los conservadores también se muestran partidarios de bajar los impuestos en general, mientras que el SPD quiere descargar a los ciudadanos con ingresos medios y bajos.

– SEGURO DE SALUD: Este punto amenaza con ser uno de los más polémicos. Los socialdemócratas quieren imponer un seguro médico único y acabar con el sistema actual en el que conviven los seguros de salud públicos y privados. El partido de Merkel prefiere no hacer cambios en esta área.

– PENSIONES: El Partido Socialdemócrata quiere crear la llamada «jubilación solidaria» para evitar que la gente que ha trabajado durante toda su vida percibiendo un bajo sueldo se vea afectada por la pobreza en la vejez, una idea que no comparten los conservadores.

– TRABAJO: El SPD quiere impulsar reformas en el mercado laboral. Además de ser partidarios de favorecer la contratación indefinida, los socialdemócratas defienden la necesidad de apostar por la formación continua de los trabajadores en un momento en el que las empresas requieren de perfiles digitales. Para los conservadores, un punto central es que los costes laborales se mantengan estables.

– EUROPA: Una «Europa democrática, solidaria y social», esa es la idea del SPD, un partido que espera que Alemania, en colaboración con el presidente francés, Emmanuel Macron, dé un nuevo impulso a la Unión Europea (UE) mediante la creación de un presupuesto común o el desarrollo de una política migratoria conjunta. Esta mayor integración no acaba de gustar a los socios bávaros de Merkel, reacios a ceder mayor soberanía a Bruselas.