Neumünster (Alemania), 26 mar (dpa) -El Tribunal de Primera Instancia de Neumünster, en el norte de Alemania, decidió hoy mantener al ex presidente de Cataluña Carles Puigdemont bajo custodia policial a la espera de que se decida su posible extradición a España, informó hoy el Fiscal General de la región Schleswig-Holstein, Georg Güntge.

“Les puedo comunicar brevemente que el tribunal en Neumünster ha dispuesto que el señor Puigdemont continúe en custodia policial”, declaró Güntge ante la prensa.

“Ahora nos encontramos en el proceso de extradición”, agregó para a renglón seguido precisar que esto no significa que ya haya sido tomada una decisión sobre la entrega del político soberanista a las autoridades españolas, sino que tan solo es inicio del proceso.

“El Tribunal Superior Regional de Schleswig es ahora el que tiene que decidir. Le remitiremos de inmediato el expediente”, manifestó.

La justicia alemana comunicó la decisión a última hora de la tarde, una vez finalizada la comparecencia del líder independentista ante la jueza tras pasar su primera noche en prisión.

Según explicó el Fiscal General de Schleswig-Holstein a los periodistas apostados ante el tribunal, la comparecencia de Puigdemont se prolongó durante tres horas y media y se celebró en un “ambiente muy profesional”.

“(Puigdemont) dio una impresión de tranquilidad. Él mismo expuso sus objeciones contra la posibilidad de ser extraditado”, relató Georg Güntge.

El ex dirigente había sido arrestado en la mañana del domingo cerca de la frontera con Dinamarca en base a una orden europea de detención activada por el Tribunal Supremo español dos días atrás.

Comunicada la extensión de la custodia policial, el ex dirigente catalán debe esperar ahora al pronunciamiento de la Fiscalía General del estado federado de Schleswig-Holstein, que analizará si se cumplen los requisitos para ejecutar una extradición del político a España.

El Fiscal jefe de la región Schleswig-Holstein evitó aventurar una fecha sobre la decisión de la entrega del político soberanista al Tribunal Supremo español. Horas antes, una portavoz del organismo había avanzado que era “realmente probable” que ésta se produjese esta semana.

Por el momento, el ex presidente de Cataluña permanecerá en la cárcel de Neumünster, donde ya pasó su primera noche. El abogado de Carles Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, contó a la prensa que no pudo visitar a su cliente en la prisión, dado que ya había terminado el horario de visita de los reclusos.

La extradición del político soberanista a España podría demorarse entre diez y 60 días y se llevará a cabo siempre y cuando en Alemania exista un delito similar al que le imputa la justicia española.

En España, Puigdemont está procesado por un delito de rebelión agravada, castigado con hasta 30 años de cárcel, vinculado al plan independentista con el que abrió una grave crisis en el país ibérico.

En Alemania existe el delito de alta traición, “muy parecido, ya que las personas demandadas, capitaneadas por Puigdemont, querían de manera violenta modificar el ordenamiento constitucional en España para lograr la separación de Cataluña”, explicó a dpa el abogado Carlos Wienberg.

En el caso de que la Fiscalía llegue a la conclusión de que no existen los requisitos para una extradición, ordenará entonces su liberación.

Puigdemont fue detenido en la mañana del domingo en un área de servicio junto a la autopista A7 tras ingresar desde Dinamarca a Alemania por la frontera norte en respuesta a una orden de captura europea activada por el Tribunal Supremo español dos días atrás.