(dpa) – El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, aseguró hoy a Egipto que seguirá recibiendo el apoyo de Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo.

«Estados Unidos está hombro con hombro con Egipto en su lucha contra el terrorismo», dijo Pence en El Cairo en el inicio de su gira por Cercano Oriente, según informaron los periodistas que viajan con él tras un encuentro con el presidente egipcio, Abdel Fattah al Sisi.

Tras el atentado más grave perpetrado en Egipto en décadas, ambos estados seguirán trabajando juntos «como socios y amigos», señaló el vicepresidente estadounidense.

Al Sisi, a su vez, calificó al terrorismo de tumor maligno. En el ataque de yihadistas contra una mezquita en noviembre, murieron más de 300 personas.

El viaje de Pence a Cercano Oriente tiene lugar bajo la sombra de la controvertida decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. Los estados árabes -entre ellos, Egipto- rechazan esta medida.

Pence calificó las declaraciones de Al Sisi en ese sentido en la conversación que tuvieron de «diferencia de opinión entre amigos».

Jerusalén es considerado el punto de disputa central entre israelíes y palestinos, quienes consideran el este de Jerusalén como la futura capital de un Estado palestino independiente. Los israelíes, en cambio, reclaman toda la ciudad como su capital.

Por solidaridad con los palestinos, el gran imán de la influyente universidad Al Azhar de El Cairo, Ahmed Mohammed al Tayib, así como el jefe de la minoría cristiana en Egipto, el papa copto Teodoro II, cancelaron sus reuniones con Pence. Los palestinos, a su vez, boicotean totalmente el viaje.

Pence siguió viaje hoy a Amán, donde mañana domingo se reunirá con el rey Abdalá II de Jordania. Tampoco de él se espera una crítica muy dura sobre la decisión con respecto a Jerusalén. Al igual que Egipto, Jordania depende del apoyo de Estados Unidos, del que recibe ayudas millonarias.

A partir del lunes, Pence visitará Israel durante dos días. Se reunirá con el primer ministro Benjamin Netanyahu y dará un discurso ante el Parlamento israelí.