(dpa) En la ciudad polaca de Cracovia ha sido inaugurado un museo dedicado a la tradicional rosquilla de pan de la ciudad, la «obwarzanek krakowski», en el que se invita a los vistantes a hacer un dulce de este tipo y disfrutarlo con una taza de café.

El Museo Interactivo de Obwarzanek está totalmente dedicado a este rollo de masa, muy parecido a un bagel. Según el museo, en Cracovia, la segunda ciudad más grande de Polonia, se venden diariamente unos 150.000 obwarzanek.

La tradición de los «obwarzanek krakowski» se remonta a unos 600 años y el producto ha sido catalogado por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida (IGP).