Múnich, 12 abr (dpa) – El entrenador del Sevilla, Vincenzo Montella, aseguró ayer que se siente «orgulloso» del partido de su equipo ante el Bayern de Múnich en el Allianz Arena, pese a su eliminación de la Liga de Campeones europea.

«Hicimos un buen partido, hemos tenido equilibrio y ocasiones, aunque no clarísimas, pero nos ha faltado un gol en el primer tiempo», resumió Montella el choque que concluyó con un empate sin goles que clasificó al Bayern por el 2-1 de la ida.

«Estoy orgulloso de mi equipo porque ha jugado con personalidad y ánimo», continuó el técnico italiano, sin exteriorizar apenas sus emociones en la sala de prensa del coliseo muniqués.

Montella, que aspiraba a que el Sevilla repitiera sus viejas gestas europeas en la Copa de la UEFA y se clasificara por primera vez en su historia para unas semifinales de Champions, lamentó la falta de acierto de los suyos ante el arco, pero los animó a que sigan compitiendo como lo hicieron ante el Bayern en la Liga española.

«Ahora tenemos que continuar y seguir jugando así, pero con un poco más de suerte en la Liga, porque tenemos que clasificarnos para la Champions la próxima temporada», recordó el preparador del Sevilla, que marcha sexto en la competición doméstica y está fuera de los puestos que dan acceso a la máxima competición continental.

Tras reconocer la decepción de sus jugadores después no lograr la soñada remontada, Montella también dijo sentirse «orgulloso» de la hinchada hispalense que «creyó hasta el final» y no dejó de animar durante los 90 minutos.