(dpa) – Poco antes del inicio de los primeros contactos entre conservadores y socialdemócratas para formar Gobierno, la canciller alemana, Angela Merkel, recordó la importancia de lograr un acuerdo para la cohesión de la sociedad.

«Creo que se puede lograr», declaró la líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU) antes de la reunión en Berlín. La mandataria afirmó que acude «optimista» a la reunión. «Sin embargo, tengo claro que los próximos días tendremos que hacer frente también a un enorme trabajo. Pero todos tenemos la voluntad de llevar a cabo este trabajo y lograr un buen resultado».

«Trabajaremos muy rápido y de manera muy intensa, eso es lo que nos hemos propuesto», declaró Merkel sobre los primeros contactos que está previsto que duren hasta el próximo viernes. Ese día deberán tomar la decisión de si deciden o no recomendar a sus cúpulas entablar negociaciones formales para formar una alianza.

La mandataria alemana indicó también que en las reuniones se tendrá en cuenta siempre que las personas en Alemania esperan que los políticos resuelvan los problemas. El objetivo de la CDU es lograr los requisitos para tener un Gobierno estable, recordó. «Puesto que creemos que las tareas que se presentan ante nosotros y para lo que contamos con el apoyo del electorado son inmensas».

Se deben lograr las bases para que «también podamos vivir en bienestar los próximos cinco y diez años, que podamos vivir con seguridad y en democracia», declaró. «Y para ello se necesita reforzar y mejorar la cohesión en nuestra sociedad». Esto significa preocuparnos por los puestos de trabajo, así como por un reparto justo, así como por la seguridad interna y externa, explicó.

Además, no se puede luchar contra los desafíos en el mundo si no se coopera en Europa, advirtió y se remitió a temas como la gestión y control de la migración, la paz o el bienestar.

Más de tres meses después de las elecciones del pasado 24 de septiembre comienzan hoy bajo gran presión los primeros contactos para reeditar la gran coalición de la pasada legislatura tras el fracaso de los contactos entre conservadores, ecologistas y liberales a finales de noviembre.