Gelsenkirchen (Alemania), 1 may (dpa) – El mediocampista del Schalke Max Meyer, que se marchará libre al final de la temporada, no jugará más en el equipo después de criticar a la directiva, confirmó el lunes el club que marcha segundo en la Liga alemana de fútbol.

La decisión del club se tomó después de unas declaraciones del futbolista al diario “Bild”, donde afirmó que se había sentido “intimidado” por parte de los principales directivos del equipo.

“No podemos tolerar este procedimiento y estas declaraciones. Incluso más que las imputaciones erróneas nos molestan las acusaciones de intimidación, que rechazamos en los términos más enérgicos. Schalke 04 siempre se ha comportado correctamente con Max Meyer”, afirmó el director deportivo del club, Christian Heidel.

Meyer, de 22 años, termina su vínculo con el Schalke al final de esta campaña, pero resolvió no renovarlo después de rechazar varias propuestas para extenderlo.

En la entrevista con el diario alemán, Meyer criticó con dureza a Heidel, al presidente de la junta directiva, Clemens Tönnies, y al entrenador, Domenico Tedesco. A Heidel directamente lo acusó de ser el responsable de su partida.

“Simplemente no quería quedarme en el Schalke y trabajar con el señor Heidel”, afirmó Meyer, que dejará el club de forma gratuita tras nueve años en la institución.

El Schalke vivió una situación parecida con el internacional alemán Leon Goretzka, que dejará el equipo para marcharse al Bayern Múnich al final de la temporada tras no haber aceptado las propuestas para renovar su contrato.