(dpa) – Después de siete años y medio vistiendo la camiseta del Barcelona, el futbolista argentino Javier Mascherano se despidió hoy del club catalán aduciendo que es “hora de despertar del sueño” que durante este tiempo cumplió en la entidad azulgrana.

“Llegué acá para cumplir un sueño y es hora despertar. El sueño terminó, duró más de lo que yo hubiera pensado, llegó el momento de decir adiós y, hacerlo con este cariño, es lo mejor que te puede pasar”, afirmó Mascherano, al borde de la lágrimas, en su despedida oficial del Barcelona en un acto en el Camp Nou.

“Me siento un privilegiado; que te valore la gente que trabaja día a día con vos es el mejor regalo. El afortunado fui yo”, añadió emocionado el internacional argentino, después de que sus compañeros se rindieran ante él y le dieran las gracias por todo lo compartido.

A sus 33 años y con 18 títulos con el Barcelona en su currículum, Mascherano abandona el club catalán para incorporarse al Hebei China Fortune porque, según dijo, ya no tiene fuerzas para seguir compitiendo por un puesto que cada vez le costaba más ganar.

“Tanto tiempo en un lugar como éste desgasta muchísimo y ya no tenía la misma fuerza para seguir peleando por un lugar”, confesó el zaguero argentino, quien perdió protagonismo en el equipo desde la llegada de Ernesto Valverde al banco esta temporada.

“A veces, es necesario resetearse para empezar de nuevo. Es un orgullo terminar en el fútbol de elite en el Barcelona y ahora voy a buscar la ilusión desde otros lugares”, continuó el hombre que durante siete temporadas fue un fijo en el centro de la defensa azulgrana para Josep Guardiola, Tito Vilanova, Gerardo Martino y Luis Enrique.

“El Jefecito” no tuvo ningún reproche, sin embargo, para Valverde, también presente en el acto. Sí palabras de agradecimiento para el técnico español por haber comprendido su nueva situación y haber aceptado su adiós a media campaña, con todos los títulos por disputar y cuando el Barcelona tiene ya media Liga en el bolsillo.

“Hoy es un día muy especial, lleno de sentimientos encontrados. Estamos contentos por ti, Masche, porque vas a iniciar un nuevo reto, pero también sentimos tristeza por perder a un jugador y a una persona como tú”, afirmó Josep Maria Bartomeu.

“Eres una referencia en el Camp Nou, para los socios y en el vestuario porque eres una persona de entrega, compromiso y de autoexigencia”, añadió el presidente del Barcelona, tras alabar su capacidad de para escoger el momento de abandonar el club y abrirle la puerta para regrese, como entrenador, cuando se retire definitivamente.

“Siempre dije que cuando no estuviese a la altura de este club, no hacía falta dejar pasar el tiempo”, dijo Mascherano. “Traté de no perjudicar al equipo. Llegó un momento en el que tenía que pensar en mí y en mi felicidad y no perjudicar a nadie”, continuó el cuarto extranjero que más partidos (334) disputó en el Barcelona tras Messi, el holandés Cocu y el brasileño Dani Alves.

Pilar de la selección argentina durante una década, Mascherano buscará en China, y a las órdenes del chileno Mauricio Pellegrini, los minutos que lo lleven a Rusia 2018, su último Mundial.

“He analizado todo. Primero quiero tratar de reencontrar la ilusión que poco a poco se iba perdiendo y, si tengo la posibilidad de tener una continuidad, a mi edad es bastante importante. Ahora toca hacer las cosas de la mejor manera y el destino decidirá”, apuntó el “Jefecito” sobre su futuro inmediato.

Mascherano, que será despedido mañana por la hinchada azulgrana en la previa del choque de Copa del Rey que enfrentará a Barcelona y Espanyol, recibió el calor de sus compañeros en el auditorio del Camp Nou y también a través de un video.

En él participó toda la plantilla y también el ex capitán azulgrana Xavi Hernández, quien señaló a Mascherano como “el ejemplo” que todos los futbolistas extranjeros deben seguir en el Barcelona.

“Me quedo con todo lo que vivimos acá en el club, la cosas buenas y las malas. Fue mucho tiempo y fue hermoso compartirlo con vos”, le dijo Messi, a través de la pantalla, mientras en la sala lo miraba muy elegantemente vestido, entre sonrisas y gestos de nostalgia. Después, Messi añadió en Isntagram: “Después de tantos partidos y momentos juntos, sobran las palabras. Sabés que te voy a extrañar, va a ser raro llegar al vestuario y no verte sentado al lado mío. Pero bueno nos estamos viendo pronto con la selección”.

Mascherano aseguró que la clave de su exitoso paso por el Barcelona fue el buen ambiente del grupo. “El vestuario fue el secreto de todos estos años. Pensé que me iba encontrar con un vestuario difícil por los grandes jugadores y por todo lo que se había ganado, pero todo lo contrario: me encontré con un grupo humano increíble”.

“No me quedo con un momento o un título, sino con el día a día y poder disfrutar de momentos únicos y de haber tenido la posibilidad de jugar con los mejores jugadores del mundo; eso me lo ha hecho mucho más fácil”, resaltó Mascherano.

“He dado lo mejor de mí y me voy con esa tranquilidad”, concluyó el futbolista que arribó al Barcelona en 2010 despertando dudas sobre su nivel y casi ocho años después lo abandona habiendo conquistado el corazón de la hinchada culé por su buen hacer y su compromiso.

Por Noelia Román