Todos los años, por Semana Santa, Candás es sinónimo de “marañuela”: ese delicioso dulce, de forma enmarañada, color amarillento, y aroma a mantequilla, que es tan propia de la villa de Candás y de su vecina Luanco. Este fin de semana en el stand de Asturias ese aroma inundó IFEMA.

“La marañuela nos recuerda la idiosincrasia y tradiciones marineras de Candás: no en balde constituía antiguamente el alimento habitual de los pescadores durante las largas costeras del bonito. También se convirtió en el regalo tradicional que, en Pascua, los padrinos y las madrinas de Candás regalaban a sus ahijados y ahijadas, con lo que el olor a marañuela impregnaba las calles de Candás durante los días de la Semana Santa. Hoy, la Marañuela forma parte por derecho propio de los “Alimentos del Paraíso Natural”, la marca de garantía con la que el Principado de Asturias da cobertura a la comercialización de especialidades agroalimentarias asturianas con excelencia culinaria. En el stand de Asturias en la Feria de Madrid esta edición cobraron también mucho protagonismo con degustaciones diarias” – explicó Amelia Fernández, Alcaldesa de Carreño.

“En la actualidad, son cuatro las empresas elaboradoras de marañuela del municipio de Carreño que han conseguido acogerse a esta marca de calidad diferenciada, a las que el Ayuntamiento de Carreño ofrece una ayuda económica para compensar los gastos generados por alcanzar este grado de exigencia. La Marañuela, por ello, ha merecido estar presente en la 31ª edición del Salón de Gourmets, feria internacional celebrada en Madrid el pasado mes de Abril y estos días en IFEMA” – añadió Fernández.

Tradición y espíritu emprendedor han llevado a las gentes de Carreño a conservar su rico Patrimonio Cultural, y al mismo tiempo a ponerlo en valor, ofreciendo a sus visitantes experiencias únicas: las actividades de Turismo Náutico que ofrece el puerto deportivo de Candás, o la apertura de la Casa de acogida de la Familia Ferroviaria de Tamón (basada en la historia ferroviaria del concejo) son dos buenas muestras del vigor de un concejo vivo y acogedor. El próximo miércoles día 24, la cantina y la casa de acogida de la familia ferroviaria abrirán de nuevo sus puertas al público en la parroquia de Tamón tras la adjudicación a una nueva concesionaria.