Pyeongchang (Corea del Sur), 12 feb (dpa) – El español Lucas Eguibar es ambicioso, quiere llegar a lo más alto del snowboard cross, pero la vida le ha enseñado también que cada segundo cuenta y hay que saborearlo.

“Yo quiero seguir aquí muchos años. No solo aquí, sino que quiero llegar al nivel de (Pierre) Vaultier, que es el número uno”, dijo el subcampeón mundial de 2017 en una entrevista con dpa antes de competir el jueves en los Juegos Olímpicos de invierno de Pyeongchang.

“Pero sé que la vida puede acabarse en cualquier momento, así que he venido a disfrutar”, agrega Eguibar sin sombra de amargura, solo consciente de que los golpes que sufrió en los últimos años -la muerte de su entrenador y el grave accidente de moto de su hermano- le han servido para crecer.

dpa: Vive en San Sebastián, ¿no era más lógico que se dedicara al surf?

Eguibar: Desde que empecé a andar, mis padres me llevaron a la nieve y empecé a esquiar. Luego me pasé al snow. La nieve ha sido mi vida. He pisado más la nieve que la playa. Mis padres venían del mundo de la nieve, ellos eran mis entrenadores y querían que estuviéramos ahí.

dpa: ¿Cuántos días esquía al año?

Eguibar: Este año quizá haya llegado a los 200, no lo sé. No me fijo en eso, porque aunque no esté tocando nieve, estoy entrenando otras facetas que creo que son muy importantes. Cuando estoy en casa estoy trabajando mucho tanto con mi coach como en lo físico. Al final tienes que ser muy bueno encima de la tabla, pero tienes que tener muy buen físico y una cabeza que te acompañe. Si no tienes esas tres cosas no puedes hacer nada.

dpa: Usted tiene mucha fortaleza.

Eguibar: Lo fundamental es tener una buena caja (resistencia). Aguantar todas las bajadas. El día de la carrera haremos una o dos bajadas de entrenamiento. Luego la carrera de clasificación. Si no va bien esa, puedes hacer otra. Y luego las de la carrera, que si llegas hasta la final son cuatro. En total ocho bajadas. Aquí no hay mucha altitud, pero hay lugares en los que estás a 2.000 metros. Ocho bajadas a 2.000 metros con carreras de 1 minuto y 20 segundos. Llegas a la última destrozado. Y eso no te lo puedes permitir.

dpa: ¿Con qué sueña estos días?

Eguibar: Con ganar el oro. Tengo muchas ganas de competir ya. Al principio quería ir a los Juegos, pero una vez que lo conseguí mi sueño es ganar una medalla. Me he entrenado para eso. No para llegar aquí y ver qué pasa. Lo he hecho mirando lo más alto posible.

dpa: Vienen a competir por el podio.

Eguibar: Estos días estoy diciendo que vengo a disfrutar porque es mi manera de ser. He aprendido de todas las cosas que me han pasado y quiero disfrutar por lo que pueda pasar en un futuro. ¿Quizá la próxima Olimpiada esté mejor? Pues si sigo esta evolución es posible. Pero nadie me garantiza que vaya a estar allí. Ahora estoy viviendo el presente y quiero disfrutarlo por si mañana me llega el día y se me acaba todo. Pero por supuesto que vengo a competir. Que no se me malinterprete. Yo soy el más competitivo que hay. Soy el primero que sufro, porque te puedo asegurar que los entrenamientos han sido realmente duros y se pasa mucho tiempo fuera de casa.

dpa: ¿Está hablando del accidente de su hermano y de la muerte de su entrenador, Israel Planas?

Eguibar: De eso hablaba. De los momentos malos es de los que más se aprende. Con lo de mi hermano, con lo de Isra. Me gusta ver la parte buena. Que hay que disfrutar la vida. Isra decía que hay que vivir la vida al 100 por ciento y estoy de acuerdo. Nos decía: ‘Imagínate que no hay mañana’. A veces nos machacaba tanto que llegábamos a la carrera destrozados. Yo quiero seguir aquí muchos años. No solo aquí, sino que quiero llegar al nivel de Vaultier, que es el número uno. Pero sé que la vida es así, que puede acabarse en cualquier momento, así que he venido a disfrutar.

dpa: ¿Qué es lo que te gustaría tener de Vaultier?

Eguibar: Lo que le veo es que está muy tranquilo en las carreras. Que es muy inteligente. Arriesga donde tiene que arriesgar. No es como otros, que ves que van al límite de su nivel. Él siempre va superfino. Es peleón. No es de los que se cae a la mínima que le tocas. Lo que marca diferencia como siempre es la cabeza. Yo he aprendido muchas cosas de él.

INFORMACIÓN PERSONAL: Lucas Eguibar, de 24 años, fue subcampeón mundial en los campeonatos de Sierra Nevada en 2017, tanto en la modalidad individual como formando equipo con Regino Hernández.

Fue el abanderado español en la ceremonia inaugural.

Por Ignacio Naya (dpa)