(dpa) – El partido ecologista alemán Los Verdes dio un paso hacia una renovación política más pragmática y optó hoy, en un congreso nacional en Hannover, por un recambio de su cúpula directiva.

La mayoría de los 825 delegados delegados eligió hoy a Annalena Baerbock y a Robert Habeck como la nueva dupla.

Asumen la conducción del partido en un momento político particularmente difícil, en el que Alemania, cuatro meses después de las últimas elecciones generales, sigue buscando la formación de un gobierno estable bajo la conducción de la canciller cristianodemócrata Angela Merkel.

Hasta hace pocas semanas, Los Verdes, el partido más pequeño de los seis que están en el Parlamento Federal, negociaron formar parte del nuevo gobierno, tratando de integrarse a una coalición dirigida por el bloque conservador de Merkel y apoyada por el Partido Liberal y Verdes.

Sin embargo, ese intento fracasó y ahora, Merkel intenta volver a formar gobierno junto al partido Socialdemócrata.

La nueva dirección de Los Verdes representan al ala más pragmática del movimiento ecologista, la fracción mayoritaria denominada “realos”, en contraposición de los “fundis”, los que defienden los principios fundamentales del partido como fuerza progresista, antimilitarista y ecologista a ultranza.

Históricamente, Los Verdes eligieron siempre un dúo directivo equilibrado con representantes de ambas tendencias.

Juergen Trittin, ex ministro federal de Medio Ambiente y un histórico portavoz de la izquierda, desestimó sin embargo que la nueva dirección sea un giro hacia la derecha. “Sigue siendo un partido ecológico de la izquierda centrista”, según su definición.

Habeck, de 48 años, es en la actualidad ministro de Medio Ambiente del Estado federado de Schleswig-Holstein, fronterizo con Dinamarca, mientras que Baerbock, de 37 años, es diputada nacional en Berlín.

Reemplazan en el cargo de dirección a Simone Peter y a Cem Özdemir, quien ocupó el cargo durante diez años, más que ningún otro en el pasado, convirtiéndose en su momento en el primer dirigente de primer rango de raíces turcas en la política alemana.

Durante el congreso, el congreso despachó mociones para imponer una “mayor radicalidad” a la protección del medio ambiente, en defensa de los derechos de los refugiados en el país, el retiro de todas las tropas alemanas que se encuentran estacionadas en Turquía y un veto a la exportación de armas a ese país.

Por Esteban Bayer