Berlín, 3 may (dpa) – Los raperos alemanes Farid Bang y Kollegah, autores de un rap de corte antisemita que fue piedra de un escándalo mayúsculo en el país, aceptaron la invitación a visitar el antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz.

“Pero no queremos que esto sea un show. Debe ser una muestra de respeto hacia las víctimas y los supervivientes”, dijo a dpa Christoph Heubner, vicepresidente del Comité Internacional de Auschwitz, que aglutina a quienes sobrevivieron el horror del campo, símbolo del genocidio de los judíos europeos a manos de la Alemania nazi.

Los músicos comunicaron a través de sus representantes que aceptaban la invitación del comité y que aún estaba pendiente fijar la fecha y el marco en el cual se concretaría.

Heubner había propuesto el 3 de junio, día en el que jóvenes alemanes y polacos se dan cita en este campo ubicado en territorio polaco y ahora convertido en museo. “La visita es como un curso de capacitación en materia de humanidad”, precisó Heubner.

Los cantantes se situaron recientemente en el centro de la polémica por su álbum “Jung, brutal, gutaussehend 3” (“Joven, bestial y atractivo 3”, en español), que incluye dos pasajes considerados antisemitas: “Mi cuerpo está tan definido como el de un interno de Auschwitz” y “Haz otra vez un Holocausto, ven con el (cóctel) molotov”.

Los raperos incluso llegaron a recibir el renombrado premio musical Echo, posteriormente cancelado por las críticas generadas. Muchos músicos devolvieron el premio en señal de protesta, entre ellos el director argentino-israelí Daniel Barenboim.

El miércoles trascendió que la fiscalía de Düsseldorf investiga a los artistas por instigación al odio racial.

El caso ha reabierto el debate sobre el antisemitismo en un país marcado por el Holocausto y la correspondiente responsabilidad histórica alemana.