Asunción, 20 abr (dpa) – Dos candidatos presidenciales concentran las preferencias electorales de los paraguayos que este domingo votarán en elecciones generales.

¿Quiénes son los dos hombres con posibilidades de dirigir este país sudamericano, que es el cuarto exportador de soja del mundo y también un importante vendedor de energía eléctrica?

A continuación, un breve perfil de cada uno de ellos:

Mario Abdo Benítez:

Es el candidato de la oficialista Acción Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR). Lo apodan “Marito” para diferenciarlo de su padre, el secretario privado del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989), que se llamaba también Mario.

Estudió Marketing Político en Estados Unidos y en Paraguay recibió una formación militar que culminó con los títulos de subteniente de aviación de reserva y paracaidista.

Abdo, de 46 años, dividió luego su vida entre la militancia y los negocios, teniendo en su haber ya una considerable fortuna heredada de su padre.

Incursionó en política en 2005, cuando tenía 33 años. Durante su trayectoria, nunca ocultó su simpatía por la gestión de Stroessner, aunque se distanció de los asesinatos, violaciones, desapariciones y torturas de la época.

Llegó a ser vicepresidente del Partido Colorado y presidente del Senado y desde allí construyó la disidencia interna que le terminó por arrebatar la candidatura en estas elecciones al delfín del mandatario Horacio Cartes, Santiago Peña.

En el ámbito empresarial, estuvo al mando de dos empresas vinculadas al sector de la construcción, que obtuvieron contratos con Gobiernos regionales de tinte colorado.

Nacido en Asunción en 1971, se casó dos veces y tiene dos hijos de su primer matrimonio.

Efraín Alegre:

Este abogado de 55 años encabeza la fórmula de de la alianza GANAR, en la que destacan el centroderechista Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y el izquierdista Frente Guasú, del ex presidente Fernando Lugo (2008-2012).

Se especializó en Derecho Comunitario y Gestión Pública en universidades de España y Argentina. Milita desde 1983 en el PLRA, uno de los partidos más antiguos del país, del cual hoy es presidente. Fue elegido por ese partido dos veces como diputado y luego como senador.

Su trayectoria política se vio marcada por el acercamiento y la ruptura con Lugo. Su partido integró la alianza que llevó al ex obispo al poder en 2008, pero también dio los votos necesarios para su destitución en 2012 y fue justamente Alegre uno de los principales promotores del juicio político.

Bajo el Gobierno de Lugo fue ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, pero fue despedido tres años después bajo acusaciones de corrupción, que ha negado una y otra vez.

Estas acusaciones no le impidieron fortalecerse dentro del Partido Liberal y convertirse en su candidato a la presidencia en 2013. En esa ocasión, perdió la partida por escaso margen ante el actual mandatario colorado Horacio Cartes.

Para estas elecciones del 22 de agosto hizo de nuevo alianza con Lugo y va acompañado por un candidato a vice, Leo Rubín, que sabe conquistar a los sectores progresistas.

Alegre nació en la ciudad de San Juan Bautista, en el Departamento de Misiones. Está casado y tiene cuatro hijos.