Gütersloh (Alemania), 3 jul (dpa) – Muchos ciudadanos de Alemania prefieren vivir en ciudades pequeñas o medianas, indica un estudio de la Fundación Bertelsmann y del Instituto de Investigación de Desarrollo Regional y Urbanístico, que analizó este comportamiento entre 2006 y 2015.

La tendencia a vivir en centros urbanos continúa, pero esta preferencia no afecta solo a las metrópolis o a ciudades con más de 100.000 habitantes, señala el informe.

Si bien por lo general se afirma que las zonas rurales alemanas están quedándose sin habitantes, el estudio indica que allí también se registra en parte un aumento de la población.

Los desplazamientos demográficos son considerados una base importante para el planeamiento urbanístico y sirven de referencia para definir la atractividad de una comuna.