Oxford/Londres, 11 feb (dpa) – El Gobierno británico amenazó hoy con retirar las ayudas a la organización humanitaria Oxfam, después de que medios del país sacaran a la luz escándalos sexuales que vincularían a su personal con el pago de sexo con mujeres jóvenes en misiones en Chad y en Haití.

Los medios acusan a la organización de encubrir lo ocurrido. La ministra de Cooperación Internacional del Gobierno británico, Penny Mordaunt, dijo hoy a la BBC que el Gobierno suspenderá sus aportaciones económicas si la organización con sede en Oxford y otros grupos humanitarios no toman medidas para evitar que se repitan sucesos similares.

El pasado año fiscal Oxfam recibió casi 32 millones de libras (unos 36 millones de euros) del Gobierno británico, según medios del país.

Oxfam insistió hoy en que se toma muy en serio las acusaciones y las está estudiando.

El semanal “The Observer” y la edición dominical de “The Guardian” citaban hoy a antiguos trabajadores de la organización que aseguraban que supuestas prostitutas fueron reiteradamente invitadas por el equipo de Oxfam a la casa de la organización durante su misión en Chad en 2006. Un miembro de alto rango fue despedido ese año por su comportamiento.

Oxfam no confirmó ni desmintió las acusaciones sobre Chad y se limitó a decir que está estudiando lo ocurrido, dijo un portavoz a dpa.

“Invitaban a las mujeres a fiestas. Sabíamos que no eran sólo amigas, sino algo más”, citó el diario a un antiguo cooperante en Chad. “Hacen un gran trabajo, pero se trata de un problema del sector”, señaló.

La prensa británica apuntó además que Roland van Hauwermeiren, que después trabajó en Haití tras el terremoto de 2010, lideraba la misión de Oxfam en Chad en aquel momento.

Hauwermeiren se fue de la organización en 2011 tras haber admitido visitas de prostitutas a su vivienda en Haití.

El escándalo de Haití se conoció el viernes, cuando el diario “The Times” informó del contrato de prostitutas, posiblemente algunas menores de edad, y la celebración de orgías por parte del personal de la organización durante su misión humanitaria en Haití en 2011, citando un informe interno elaborado por Oxfam.

La organización negó entonces haber encubierto los hechos y confirmó la investigación interna, así como la toma de medidas contra los implicados. Varios trabajadores, entre ellos el director regional, fueron despedidos o renunciaron por su comportamiento sexual.

La Charity Comission (comisión de ayuda humanitaria) en Reino Unido requirió a Oxfam más información sobre los eventos en Haití en 2011, según informó el sábado.

Mordaunt dijo en declaraciones a la BBC que espera una cooperación absoluta de Oxfam con las autoridades y acusó a la organización de fracasar en “liderzgo moral”. Mordaunt espera hablar el lunes con representantes de la organización.

El director ejecutivo de la organización, Mark Goldring, se mostró “profundamente avergonzado” por el comportamiento de su equipo en Haití y dijo que el comportamiento es inaceptable y supone una grave violación al código de conducta de la organización. Sin embargo, reiteró que el escándalo no fue ocultado.

Además, Oxfam estableció una línea de denuncias sobre abuso sexual y mala conducta tras el escándalo de Haití.