Berlín, 6 feb (dpa) – La sección Panorama, la segunda más importante del Festival Internacional de Cine de Berlín, contará este año con un programa “bastante femenino”, con la mujer en el centro de la mayoría de las historias de una edición marcada por el movimiento de denuncia de abusos sexuales #MeToo.

En entrevista con dpa, la española Paz Lázaro, que se estrena en esta edición (15 al 25 de febrero) como directora de Panorama, habla sobre las películas seleccionadas, sobre el cine latinoamericano, la cuota femenina en el sector audiovisual y el futuro del festival.

dpa: De acuerdo con el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, la edición de este año refleja, sobre todo, la complejidad del mundo.

Lázaro: Totalmente. En Panorama hay un poco de todo. Hay muchísimos temas, todo un microcosmos. Muchísima diversidad también en las formas y géneros del cine (…) Nos ha salido al final un programa bastante femenino en Panorama. No solamente por el número de directoras, sino también por el número de productoras. En el debate de la cuota femenina, un debate que me parece importantísimo, se olvida muchas veces que las mujeres están también en otros ámbitos (…) La mujer está en el centro de numerosas historias. (…) La diversidad se mezcla en todo, pero en general se puede decir que la mujer está en el centro de la mayoría de las historias.

dpa: ¿La mujer es entonces uno de los ejes de Panorama?

Lázaro: Uno de ellos seguro. También el tema de la familia está bastante presente. Como tenemos 27 películas de ficción y 20 documentales, tenemos también temas bastante políticos como la tendencia de la extrema derecha. Esto se ve en bastantes películas como en el documental español “Silencio de otros”.

dpa: Otro de los temas es la resistencia al machismo

Lázaro: Sí. La verdad es que se refleja no sólo como el tema central en algunas películas, sino también de manera indirecta.

dpa: ¿Cuáles son los requisitos para que un film esté en Panorama?

Lázaro: Es una muy buena pregunta. En realidad más que tener que ver con Panorama directamente, lo que hacemos es tomarle el pulso a la producción del cine de principios de 2018. Los temas nos los dan los cineastas (…) Es como la fórmula de la Coca-cola, cuáles son las películas que luego funcionan y cuáles no. Eso no se sabe hasta que se estrena. Lo que hacemos nosotros es una apuesta. Son tres columnas las que un festival le ofrece a una película: una es la prensa, la otra es la industria y la otra es el público.

dpa: Este año hay seis películas en español en Panorama, ¿ha mejorado la presencia latina en la Berlinale?

Lázaro: Yo la verdad es que no creo que haya mejorado, sino que se sigue manteniendo. La Berlinale viene apostando fuerte por el cine iberoamericano en general desde hace muchos años. El número suele ser muy alto. Y este año también hay una presencia muy importante.

dpa: ¿Qué puede contar sobre las tres representantes españolas?

Lázaro: No pueden ser más distintas entre sí. Realmente es un panorama absoluto (…) Tenemos a Ramón Salazar con “La enfermedad del domingo”, que es un tipo de cine independiente que aquí no se ha visto aún. La película de “Trinta Lumes” me parece muy interesante por lo que está ocurriendo en Galicia, que venga gente tan joven, tan talentosa de una región me parece una maravilla. Es una visión muy mágica. Ha hecho un híbrido entre documental y ficción (…) Por otro lado está “El silencio de otros” producida por Pedro Almodovar. No solo trata el tema de la justicia universal, sino que se muestra también la España actual. Lo que está pasando a nivel político.

dpa: Las mujeres continúan siendo las grandes perjudicadas en el sector audiovisual. ¿Cree que se logrará a corto-medio plazo garantizar una mayor presencia femenina?

Lázaro: Más que creer, espero. Espero que sí. Nosotros hemos tenido más o menos un 30 por ciento de películas de mujeres en la selección. En mi programa tengo un 36 por ciento de mujeres. Pero hay mucho trabajo por hacer (…) Creo que es importante el debate en general. Hablar de este tema y ver lo que está pasando.

dpa: La Berlinale estará marcada también por el movimiento #MeToo. ¿Cómo ha afectado esto a la hora de seleccionar las películas?

Lázaro: Bueno, a la hora de seleccionar las películas se tiene en cuenta el criterio artístico (…) Obviamente el tema del #MeToo es algo que está pasando ahora mismo y ha sido también parte de la discusión (…) Nosotros en Panorama no hemos tenido el caso de tener que eliminar ninguna película.

dpa: ¿Son más reticentes en estos momentos a la hora de mostrar películas que muestren escenas de algún tipo de acoso?

Lázaro: No, para nada. No tenemos ningún tipo de censura interna (…) Al contrario, creo que hay que sensibilizar sobre el tema.

dpa: Más de medio centenar de directores alemanes han hecho un llamamiento para rediseñar de arriba abajo la Berlinale cuando en 2019 se vaya Dieter Kosslick. ¿Qué opina al respecto?

Lázaro: La carta era al Ministerio de Cultura con la petición de que haya transparencia total en el proceso de elección del nuevo director. Me parece lo más lícito del mundo. Lo que luego fue una crítica no fue de los directores. Creo que ha habido bastante confusión en este tema. Cuando cambia la dirección de un festival obviamente hay un montón de cambios, pero lo importante es hacer un análisis muy profundo para ver qué estructura es la mejor.

dpa: ¿Cree que ha perdido prestigio en los últimos años?

Lázaro: No sabría decirte, porque ¿qué es prestigio exactamente? Los cineastas a la hora de buscar la mejor plataforma para sus películas siguen considerando la Berlinale como una de las plataformas más importantes del mundo. Yo no he sentido ahí ningún cambio. Todo lo contrario. Si miras el número de películas que nos llegan, no ha cambiado, si me apuras ha aumentado.

dpa: La Berlinale se caracteriza por un cine político y de denuncia social, ¿seguirá siendo así?

Lázaro: En todos estos años lo que he aprendido es que es al revés, es a los cineastas a los que les interesan los temas políticos y quieren tomarle el pulso al mundo. Nosotros como festival, al final del día somos la ventana que muestra ese trabajo artístico.

PAZ LÁZARO: Nacida en 1972 en Sevilla, lleva desde el año 2000 vinculada con la Berlinale y desde el 2003 afincada en Berlín. Desde 2006 es directora de programación de la sección y desde 2007 forma parte del comité de selección de competición. Antes trabajó como productora. En agosto del pasado año fue elegida como sucesora de Wieland Speck, que estuvo 25 años al frente de la sección.

Por Almudena de Cabo (dpa)