Sochi (Rusia), 28 feb (dpa) – La gran decisión sobre la aplicación de tecnología en el Mundial de fútbol de Rusia se tomará el sábado, cuando todo indica que se aprobará en Zúrich el videoarbitraje, pero las novedades para el torneo no se detienen ahí.

Representantes de las 32 selecciones que participarán entre junio y julio en el Mundial se reunieron martes y miércoles en la ciudad de Sochi para conocer las novedades de la vigésima primera edición de la Copa del mundo. Y la mayoría tienen que ver con la tecnología.

Por ejemplo, la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA) permitirá que un médico de cada equipo pueda ver el partido delante de una pantalla y que se comunique con el doctor que esté en el banquillo. El objetivo es que un experto en medicina pueda advertir lesiones de gravedad que en el directo no se aprecian.

Esta medida se toma con especial atención a los golpes en la cabeza. En la final del Mundial de Brasil 2014, el alemán Christoph Kramer chocó de forma brutal con el argentino Ezequiel Garay. Anduvo inconsciente por el césped y no fue sustituido hasta 14 minutos después.

“Poco después del encontronazo, Kramer me preguntó: “Árbitro, es ésta la final? Pensé que me estaba haciendo una broma y le pedí que me repetiera la pregunta”, recordó el colegiado Nicola Rizzoli. A continuación, el jugador le insistió: “‘Tengo que saber si es realmente la final’. Y cuando dije sí, el contestó: ‘Gracias, es importante el saberlo'”.

En la zona reservada a los medios de comunicación habrá una mesa para los analistas médicos. Allí tendrán un ordenador portátil y podrán comunicarse con el cuerpo técnico, que recibirá las instrucciones en una tablet.

“Está muy bien, es una herramienta opcional para los equipos, pero yo creo que es una tecnología que puede ayudar mucho a solucionar con más facilidad situaciones de riesgo”, explicó a dpa el preparador físico de Costa Rica, Erick Sánchez.

Ese asistente médico no estará solo en las gradas. En Rusia 2018 podrá haber también un asistente técnico tomando fotos y videos y enviando el material al banquillo. Así, los seleccionadores tendrán a mano imágenes en vivo sobre las tácticas de los equipos.

“La innovación técnica ya ha llegado a los banquillos. Es una innovación que nos brinda más oportunidades a los entrenadores”, indicó Thomas Schneider, asistente de Joachim Löw en la selección alemana.

Hasta ahora, muchos asistentes veían la primera mitad desde la grada para comentar después en el descanso los aspectos tácticos. En Rusia 2018 podrán pasar la información en tiempo real.

Además, la Copa del mundo que se disputará del 14 de junio al 15 de julio ofrecerá por primera vez a los equipos datos estadísticos de aspectos técnicos y físicos en tiempo real.

“En Brasil 2014 te pasaban un informe solo al final del partido. Ahora ya no. Puedes ver informes con todos los datos de posesión, pases acertados, pases malos, el tiempo que un jugador está esprintando…”, contó Sánchez.

Sin duda, la principal novedad no llegará hasta el sábado. La IFAB, el organismo encargado de las reglas del fútbol, decidirá si se introduce el videoarbitraje. Todo el mundo en la FIFA espera la luz verde de la International Football Association Board.

“Si podemos evitar una decisión equivocada, ¿por qué no?”, se preguntó hoy en Sochi el jefe de árbitros de la FIFA, Massimo Busacca. “El presidente (Gianni Infantino) fue muy claro en los últimos años sobre su posición. Veamos a ver qué ocurre el sábado, si la IFAB escucha sus sugerencias”.

En Brasil 2014 ya se introdujo el Detector Automático de Goles (DAG), la tecnología que determina si un balón entra o no en la portería. La revolución definitiva podría llegar en Rusia con el árbitro de video, que otorga a los colegiados la posibilidad de cambiar una decisión en caso de un error clamoroso.

Por Ignacio Encabo (dpa)