(dpa) – Aunque el sorteo de la Liga de Naciones de la UEFA se celebrará mañana en Lausana, la nueva competición europea todavía está lejos de generar entusiasmo.

“No necesitamos más partidos internacionales, sino al revés, menos partidos. Los futbolistas están físicamente al límite”, criticó recientemente el presidente de la junta directiva del Bayern Múnich, Karl-Heinz Rummenigge. “Si no hubiera Liga de Naciones, nadie la echaría de menos”.

Este nuevo torneo creado por la UEFA, el ente rector del fútbol europeo, contará con un formato de liga y la participación de las 55 federaciones miembro. Las selecciones serán divididas en cuatro Ligas: la A tendrá a los 12 mejores equipos, los siguientes 12 estarán en la Liga B, los 15 posteriores en la C y los 16 restantes en la D.

Actualmente es otra competición europea, la Liga de Campeones, la medida de casi todo en el fútbol. El dinero fluye y los mejores jugadores del mundo se lucen.

El Mundial y los torneos continentales -como Eurocopa o Copa América- atraen la atención cada cuatro años. En medio están las fases de clasificación, muchas veces auténticos paseos para las grandes selecciones, y ventanas de amistosos.

“Los partidos amistosos ya no interesan a nadie: ni a los fans ni a los periodistas ni a los jugadores”, criticó el ex presidente de la UEFA Michel Platini.

La Liga de Naciones y la Eurocopa 2020 -que se disputará el 13 países- fueron los dos principales proyectos de Platini en la UEFA, organismo que dejó después por un escándalo de corrupción.

La idea con la Liga de Naciones es sustituir partidos amistosos por fechas de competición. Según el plan, habrá encuentros de la Liga de Naciones en septiembre, octubre y noviembre este año. La teoría está, ahora falta la práctica.

Crear un nuevo torneo no significa que jugadores y entrenadores estén comprometidos a ir y ganar. La primera final de la Liga de Naciones, programada para 2019, será una “final four”, con los cuatro ganadores de los cuatro grupos de la zona A.

Pero esos jugadores -la mayoría jugará seguramente la Champions League además de sus torneos domésticos- quizás quieran tomarse un descanso. Un futbolista podría encadenar Mundial, Liga de Naciones y Eurocopa en tres años. “Es otra vuelta de tuerca”, indica el director deportivo del Borussia Dortmund, Michael Zorc.

Sobre el papel, la nueva competición ofrece premios para todos. Los mejores equipos europeos lucharán por un nuevo título; las selecciones de nivel medio están obligadas a ganar porque de sus resultados dependerá su posición en el playoff de la Eurocopa 2020; y las escuadras a priori más débiles jugarán partidos en los que siempre tendrán posibilidades de ganar.

Además, el ganador de cada Liga tendrá un billete asegurado para la Eurocopa. Eso significa que un plaza se decidirá entre Azerbaiyán, Macedonia, Bielorrusia, Georgia, Armenia, Letonia, Islas Feroe, Luxemburgo, Kazajstán, Moldavia, Liechtenstein, Malta, Andorra, Kosovo, San Marino o Gibraltar, los 16 integrantes de la Liga D.