(dpa) – Los clubes de la Liga alemana de fútbol podrán seguir ofreciendo en el futuro contratos temporales a sus jugadores, según dictaminó este martes el Tribunal Federal Laboral de Alemania en un fallo que pone fin a la disputa legal entre el ex arquero Heinz Müller y el Mainz, iniciada en 2014.

“En el fútbol se espera un alto rendimiento deportivo y no se puede dar por sentado que éste se mantenga hasta la jubilación”, declaró la presidenta del tribunal, Edith Gräfl, para justificar el fallo.

Los contratos temporales, que los clubes ofrecen a los jugadores con licencia por dos o más años, están justificados debido a la peculariedad de su rendimiento laboral, especificaron en la sentencia.

Los jueces federales dictaron así la primera sentencia sobre derecho laboral en el ámbito de los futbolistas de élite y mantuvieron el polémico sistema de contratos frente a posibles modificaciones radicales.

El Mainz reaccionó aliviado. “El fallo tiene para el Mainz y para el fútbol en general un significado fundamental”, dijo Rouven Schröder, director deportivo del equipo.

“Para seguir el principio de los deportes competitivos, tenemos que fortalecer a nuestro plantel profesional una y otra vez con nuevas fuerzas”, añadió el dirigente.

“Las particularidades del fútbol profesional justifican un límite de tiempo. El Mainz, y particularmente el mánager Christian Heidel y el entrenador Thomas Tuchel en su momento, siempre se manejaron correctamente con Heinz Müller”, expresó por su parte Volker Baas, miembro del consejo de vigilancia del equipo.

El abogado del Mainz, Johan-Michael Menke, se remitió a la ley de contratos temporales que permite fijar límites en actividades extraordinarias como es, en su opinión, el fútbol profesional.

“Es un sector de alto rendimiento”, declaró Menke. El hecho de que los futbolistas de la Bundesliga no tengan contratos laborales normales es algo que se refleja también en sus salarios, que se mueven con frecuencia en rangos millonarios, agregó.

También se mostró de acuerdo con el fallo la Liga alemana de fútbol. “La DFL saluda una clara decisión, que proporciona una seguridad jurídica necesaria en un área previamente no regulada”, afirmó la organización.

“Esta decisión va en el sentido y el interés de la competencia, de los clubes, de los aficionados y también de los jugadores, especialmente con respecto a otros procedimientos relacionados”, añadió la DFL.

“Cualquiera que juegue fútbol, pero también cada hombre y cada mujer mayor de 40 (años), sabe que un futbolista no se retira a los 67 años, sino bastante antes, debido a una disminución de la condición física”, estimó Rainer Koch, vicepresidente de asuntos legales de la Federación Alemana de Fútbol (DFB).

“Estas circunstancias justifican una limitación de los contratos, lo que el Tribunal ha aclarado inequívoca y finalmente”, añadió.

En esa medida, una victoria del futbolista habría supuesto una revolución en el mundo del fútbol alemán al imposibilitar el fichaje por varias temporadas de jugadores nacionales e internacionales.

El antiguo arquero, de 39 años en la actualidad, fracasó así en su intento de reclamar que se declarara nulo un contrato firmado con el Mainz en 2012. Müller firmó en 2012 un nuevo acuerdo por dos años con el Mainz hasta junio de 2014, que debería prorrogarse un año automáticamente tras jugar en 23 partidos, algo que no ocurrió.

Medio año antes del final del contrato, el entrenador Thomas Tuchel desterró al jugador al segundo equipo. Müller debía irse contra su voluntad después de dos años.

Si el tribunal hubiera dictaminado a favor de Müller podría haber ocurrido una situación parecida al caso Bosman, que revolucionó hace más de 20 años el sistema de fichajes.

El entonces futbolista belga Jean-Marc Bosman reclamó ante la Justicia Europea que los jugadores pudieran cambiar de equipo libremente sin cláusula de indemnización una vez vencieran sus contratos. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declaró ilegales en 1995 las indemnizaciones por traspaso.​