Porto Alegre (Brasil), 26 mar (dpa) – Un tribunal brasileño rechazó hoy los últimos recursos en segunda instancia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva contra su condena por corrupción, y abrió la puerta a un posible encarcelamiento a partir del 4 de abril.

Con el rechazo esperado a las últimas apelaciones de la defensa del ex presidente, el tribunal de apelación de segunda instancia de Porto Alegre (TRF4) autoriza una posible ejecución de la pena de prisión de más de 12 años de cárcel para Lula decretada en enero.

Ésta podría ser dictada como temprano el 4 de abril, cuando la máxima corte del país, el Supremo Tribunal Federal (STF), decida sobre un recurso extraordinario de “habeas corpus” de la defensa del ex presidente para evitar la prisión.

El fallo de hoy era esperado, ya que el tribunal de Porto Alegre es el mismo que confirmó la condena de Lula en enero y la aumentó de nueve años y medio a los actuales 12 años y un mes de cárcel.

El ex mandatario, de 72 años, puede apelar a su condena hasta ahora en libertad. El TRF4, sin embargo, ya había autorizado en enero que la pena de prisión pueda ser ejecutada tras el fin del caso en segunda instancia, lo que ocurrió hoy. Ahora sólo el STF puede impedir la prisión.

El juez Sérgio Moro, a cargo de los procesos del escándalo de corrupción política “Lava Jato” (“Lavado de autos”), podría decretar el encarcelamiento de Lula en caso de que el Supremo rechace el miércoles de la próxima semana el “habeas corpus” de Lula.

Moro condenó el año pasado al popular ex jefe de Estado (2003-2010) por cargos de que aceptó de la constructora OAS la reforma de un apartamento de lujo en la costa de Sao Paulo, a cambio de favorecer a la empresa en sus negocios con Petrobras.

La petrolera estatal está en el centro del escándalo “Lava Jato”, que salpica desde hace más cuatro años a gran parte de las élites políticas brasileñas.