Hamburgo (Alemania), 10 may (dpa) – A más de un año de su espectacular inauguración, la Filarmónica del Elba continúa atrayendo a un sinfín de visitantes.

“El interés del público por todo lo que tenga que ver con la Filarmónica del Elba sigue siendo extraordinariamente alto. La demanda de entradas para los conciertos perdura, también el interés por visitar la Plaza”, afirma Christoph Lieben-Seutter, director artístico de la sala.

Poder confrontar no sólo al público habitual sino también a las decenas de miles de personas que vienen a los conciertos principalmente atraídas por el edificio con la vivencia de la música clásica es “una oportunidad única y una gran responsabilidad al mismo tiempo”, agregó.

“En la Filarmónica del Elba, las entradas que más rápidamente se agotan son las de los conciertos más normales, los buenos conciertos para orquesta”, asegura Lieben-Seutter. Otras salas en el mundo ofrecen cada vez más conciertos de música no clásica porque tienen dificultades de atraer suficiente gente. “A nosotros nos pasa lo contrario. Los conciertos puramente clásicos se agotan en una o dos horas, en cambio para los conciertos de jazz o de música internacional hay a menudo aún entradas”, detalla. Aunque al final casi todos los eventos terminan agotados.

Con un programa de primera categoría para la temporada 2018/19 es como Lieben-Seutter quiere continuar el éxito del año de apertura de la sala a orillas del Elba.

El programa “ofrece al mismo tiempo una serie de grandes nombres como también muchas sorpresas”, dice el director. La experiencia recogida durante el primer año demuestra que la música de los siglos XX y XXI suena especialmente bien en la sala mayor. Por ello, en la nueva temporada se retratarán cuatro de los compositores más importantes y peculiares del siglo pasado: Charles Ives, Karol Szymanowski, Witold Lutosławski und György Ligeti. También se pondrá el foco en el compositor inglés Sir George Benjamin y en la compositora austríaca Olga Neuwirth.

También varios oratorios, réquiems y óperas representadas en concierto se hallan en el programa. “Sobre todo música coral funciona -como muchas otras cosas también- de forma extraordinaria en esta maravillosa sala”, destaca Lieben-Seutter.

Entre las orquestas invitadas figuran las filarmónicas de Viena, Berlín y Múnich, la Orquesta del Festival de Budapest y la Orquesta Philharmonia, que en total darán más de 30 conciertos y serán dirigidas por Sir Simon Rattle, Andris Nelson y Teodor Currentzis, entre otros.

La mayor parte del programa la ocupan la Orquesta NDR de la Filarmónica del Elba y la orquesta Ensemble Resonanz, se suman la Orquesta Filarmónica de Hamburgo y la Orquesta Sinfónica de Hamburgo, que operan en la sala Laeiszhalle.

Con el fin de atraer gente de forma duradera, se han agregado 5.000 plazas para abonos. Para una gran parte del programa se pueden reservar actualmente, y hasta el 25 de mayo, entradas de forma online. La venta de entradas individuales para la nueva temporada comienza el 21 de junio.

En total, la Filarmónica del Elba contó alrededor de 900.000 oyentes en la temporada 2017/18, la Laeiszhalle 310.000. La terraza y mirador llamada “Plaza”, a 37 metros de altura, fue visitada ya por más de seis millones de personas, tres veces más de lo esperado.