Lima, 24 mar (dpa) – La Justicia peruana le prohibió hoy al ex presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski salir del país en los próximos 18 meses y autorizó la intervención de la Fiscalía en tres inmuebles para buscar pruebas de presuntos delitos, apenas un día después de la ascención del nuevo mandatario, Martín Vizcarra.

“Reafirmo mi total disposición para colaborar con las diligencias fiscales. Soy el principal interesado en que las acusaciones de las que soy víctima se esclarezcan y permitan limpiar mi nombre y honor”, escribió Kuczynski en Twitter en medio de las diligencias.

“Autoricé a la Fiscalía el levantamiento de mi secreto bancario y hoy me allané al impedimento de salida del país. No tengo nada que temer”, agregó en otro tuit el ex mandatario, quien pidió sin embargo por la misma vía que se deje atrás “el show mediático” y que no se siga dañando la imagen del país.

El abogado de Kuczynski, César Nakazaki, reveló que en medio de las diligencias el mandatario de 79 años sufrió una descompensación en su presión arterial, por lo que fue atendido por el aún ministro de Salud, Abel Salinas. Empero, al parecer está ahora bien.

El juez Juan Carlos Sánchez, por pedido del fiscal anticorrupción Hamilton Castro, prohibió hoy la salida del país de Kuczynski, sospechoso de maniobras ilegales en su relación con la constructora brasileña Odebrecht.

Castro solicitó la medida ante el presunto riesgo de que el ex jefe de Estado quiera irse para Estados Unidos, donde ha vivido más de 30 años y donde residen sus cinco hijos, todos ciudadanos de ese país. La ex primera dama Nancy Lange, también norteamericana, ya salió del Perú.

Mientras tanto, un equipo de fiscales requisó la residencia de Kuczynski en el exclusivo distrito limeño San Isidro y un inmueble aledaño que también es de su propiedad, mientras otro equipo hacía lo mismo en una casa campestre del distrito Cieneguilla, donde también suele pernoctar el ex gobernante.

Contra Kuczynski, quien al dejar de ser presidente perdió el derecho a no ser investigado ni procesado, solo se pueda actuar por presuntos delitos cometidos antes de que asumiera la presidencia en julio de 2016, pues si hubiese otros en su condición de jefe de Estado tiene derecho a antejuicio en el Congreso y a una inmunidad de cinco años.

Testimonios y documentos apuntan a que Kuczunski mantuvo relaciones contractuales con Odebrecht a través de su consultora financiera Westfield Capital, incluso cuando era ministro de Alejandro Toledo (2001-2006), lo que está prohibido por ley.

Las contradicciones del ex mandatario respecto al caso lo llevaron a renunciar el miércoles, cuando era evidente que al día siguiente el Congreso, que siempre le fue hostil, aprobaría una moción de vacancia (destitución).

Vizcarra, primer vicepresidente de Kuczynski, asumió el poder con la promesa de luchar contra la corrupción “para que los responsables paguen las penalidades, sean quienes sean y cueste lo que cueste”.

Por Gonzalo Ruiz Tovar (dpa)