Estrasburgo, 3 jul (dpa) – El acuerdo anunciado la víspera entre la alianza conservadora de la canciller alemana, Angela Merkel, es compatible con el derecho europeo, según una primera estimación del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

Sin embargo, Juncker pidió un análisis más exhaustivo al servicio jurídico de la Comisión, dijo en Estrasburgo.

Juncker no quiso adelantar las consecuencias que ese acuerdo, de salir adelante, tendría para otros países.

El acuerdo aún no es firme ni siquiera en el Gobierno alemán, pues fue alcanzado por dos de los socios que integran la coalición de Gobierno – la Unión Democristiana (CDU) de Merkel y su socio bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU) del ministro del Interior, Horst Seehofer-, pero el tercer integrante, el partido Socialdemócrata (SPD), no se pronunció aún al respecto.

Tampoco lo hicieron otros países a los que afecta, como Austria, que anunció una declaración esta tarde. También Juncker se pronunciará al respecto esta tarde.

La CDU y la CSU acordaron establecer centros de tránsito en la frontera entre Austria y Alemania, donde se concentraría a los refugiados que ya se hayan registrado previamente en otro país europeo y por tanto, sea ese país el competente de gestionar su solicitud de asilo.

Desde esos centros se expulsaría directamente a los refugiados bien a los países en cuestión o bien a Austria, lo que requeriría un acuerdo al respecto con Viena.