«Inclusion Rider», la batalla por la diversidad que libra Hollywood

357

Los Angeles, 16 mar (dpa) – Apenas fueron dos palabras, pero la ganadora del Oscar Frances McDormand ha provocado toda una sacudida en Hollywood. Muchos escucharon «Inclusion Rider» por primera vez en el discurso de agradecimiento de la actriz en la gala de los Oscar a principios de marzo, pero en las redes sociales cundió el hashtag #inclusionrider y ahora el término está en boca de todos en la meca del cine.

Estrellas como Matt Damon, Ben Affleck, Brie Larson y el protagonista de «Black Panther», Michael B. Jordan, quieren sumarse a la batalla de McDormand.

«Inclusion Rider» es una cláusula en los contratos que garantiza una mayor diversidad en la industria cinematográfica como por ejemplo empleando a más mujeres o a miembros de minorías delante y detrás de la cámara. Las estrellas más influyentes tienen en su mano participar en un proyecto para negociar condiciones que garanticen una representación más amplia de la sociedad.

El término procede de la profesora universitaria Stacy Smith, de la Annenberg School en la Universidad del Sur de California. Smith ha recibido una avalancha de consultas tras la gala de los Oscar, según dijo recientemente una entrevista con una web. La primera vez que habló de la cláusula fue en 2014 y la idea que la impulsa es que en los puestos de trabajo se refleje proporcionalmente la cantidad de mujeres y minorías que existen en la sociedad.

La actriz distinguida con el Oscar Brie Larson («Room») mostró de inmediato su solidaridad con esta acción: «Me compromento con ‘Inclusion Rider’. ¿Quién se apunta?», tuiteó la intérprete californiana de 28 años la misma noche de los Oscar.

Días después fue el protagonista de «Black Panther», Michael B. Jordan (de 31 años), quien aununció que su productora, Outlier Society, iba a incluir esa cláusula en todos sus futuros proyectos cinematográficos. Dijo que a lo largo de su carrera siempre trabajó con mujeres fuertes y artistas negros y considera ese paso como «un apoyo de las mujeres y los hombre que lideran esa lucha», según escribió en Instagram.

El martes pasado los que se sumaron fueron Matt Damon y Ben Affleck, que anunciaron que con su productora Pearl Street Films incluirán una cláusula de igualdad en los futuros proyectos, según anunció en Twitter su socia y también productora Fanshen Cox.

Asimismo, el director Paul Feig, responsable de las taquilleras «Spy» o «The Hit» respaldó la iniciativa con su empresa Feigco Entertainment. «Instamos a otras empresas y estudios a hacer lo mismo», señaló en Twitter.

Grandes estudios de Hollywood como Warner Bros. y Sony Pictures guardan por ahora silencio al respecto, pero Ari Emanuel, uno de los responsables de la poderosa agencia de talentos William Morris Endeavor (WME), aboga por la iniciativa. La revista «The Hollywood Reporter» publicó un comunicado interno de la agencia en el que se saluda el «Inclusion Rider». Es de «urgente necesidad», señala Emanuel, hablar con talentos del cine y la televisión y tomar medidas para cambiar la situación de mujeres, personas de color, la comunidad LGTB y las personas con discapacidad.

La agencia William Morris Endeavor representa a estrellas como Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Emma Stone y Denzel Washington, entre otros.

Desde hace más de diez años Stacy Smith estudia el papel de las mujeres y las minorías en el sector del entretenimiento y en la gran pantalla las mujeres salen perjudicadas, mientras que los hombres protagonistas son los que marcan tendencia. Según un estudio publicado en enero por la Universidad del Sur de California, que analiza 1.100 filmes realizados entre 2007 y 2017, solo hubo un cuatro por ciento de directoras. Las mujeres también están infrarrepresentadas en la gerencia de las empresas de entretenimiento, según el estudio.

Otra investigación que data del año pasado y que se remonta a películas de hasta diez años atrás, señala que menos de un tercio de los papeles con diálogo fue para mujeres o chicas. De las 100 películas más exitosas de 2016, tan sólo 34 tenían a una mujer como protagonista. Y de ellas solo tres pertenecen a una minoría. «Hombres blancos, heterosexuales y físicamente sanos siguen siendo la norma en la gran pantalla», señala Smith.

En la gala de los Oscar de este año Greta Gerwig (autora de «Lady Bird») fue la quinta mujer que aspira a la mejor dirección, un galardón que en 90 años de existencia del premio sólo ha levantado una mujer: Kathryn Bigelow (2010 «The Hurt Locker»).

Este año Rachel Morrison («Mudbound») se convirtió en la primera mujer que recibe una nominación como mejor directora de fotografía en la historia de los Oscar. Además, Dee Rees fue la primera mujer negra que aspiraba a un Oscar en la categoría de mejor guión adaptado por el drama sureño «Mudbound». Ninguna de las tres se llevó el premio a casa, pero tan sólo su nominación ya fue noticia.

«No hay vuelta atrás», aseguró esperanzada Frances McDormand al recoger el premio a la mejor actriz por «Three Billboards Outside Ebbing, Missouri». Hollywood se encuentra ante un verdadero cambio.

En medio de toda esta situación, los estudios Warner Bros. anunciaron el jueves que la realizadora Ava DuVernay («Selma») dirigirá la película de superhéroes «New Gods» para este estudio de Hollywood.

Se trata de la segunda directora tras Patty Jenkins («Wonder Woman») en la que se confía para un gran proyecto de superhéroes, informa la revista «Variety».

Asimismo, DuVernay es la primera realizadora negra que rueda para Disney una película de «live action» con un presupuesto de más de 100 millones de dólares. «A Wrinkle in Time» se ha estrenado este mes en Estados Unidos.

En declaraciones al canal ABC, DuVernay dijo que apoya plenamente la «Inclusion Rider». «Apoyo toda acción que coloque detrás de la cámara personas, cultura, diversidad y género diferentes», dijo la realizadora, que aseguró que ahora en Hollywood todo el mundo habla de ello. «Tal vez aporte un verdadero cambio», añadió.

Por Barbara Munker (dpa)