Kabul, 21 feb (dpa) – La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) informó hoy que ha solicitado una investigación conjunta por parte del Gobierno de Afganistán y el Ejército de Estados Unidos de supuestas ejecuciones sumarias realizadas por fuerzas especiales afganas.

Según HRW, miembros de la Dirección Nacional de Seguridad (NDS) mataron en enero a 20 civiles durante una operación en la provincia sureña de Kandahar. HRW asegura que una unidad especial de la NDS mató a disparos a civiles que estaban huyendo de ataques aéreos estadounidenses contra insurgentes en el distrito de Maiwand.

«Cuando llegaron los aviones, huimos», dijo un testigo por teléfono a HRW. Agregó que las fuerzas de seguridad dispararon contra los civiles que estaban huyendo. Miembros de las fuerzas de seguridad también habrían sacado a algunos hombres de sus casas y luego los habrían matado a tiros. Según HRW, también murieron 50 miembros de la milicia fundamentalista talibán.

HRW dijo que la operación estuvo dirigida por el jefe de la Policía de Maiwand, que está bajo las órdenes del general Abdul Raziq, jefe de la Policía de Kandahar, quien en el pasado ha sido acusado de violaciones de los derechos humanos.

De acuerdo con un informe de Naciones Unidas publicado la semana pasada, las operaciones llevadas a cabo por fuerzas especiales de la Dirección Nacional de Seguridad causaron el año pasado 61 muertos y 25 heridos.

HRW ha advertido de que al parecer fuerzas especiales de la NDS operan al margen de la cadena de mando de esta agencia de seguridad.