(dpa) – Juan Sebastián Cabal y Robert Farah buscarán escribir mañana una de las páginas más importantes de la historia del tenis colombiano cuando disputen la final de dobles del Abierto de Australia ante el austríaco Oliver Marach y el croata Mate Pavic.

Solo dos veces un tenista «cafetero» pudo alzar un título de Grand Slam en el pasado, aunque en ambas ocasiones sucedió en el dobles mixto, una modalidad que no tiene ranking ni circuito oficial. Fue el propio Cabal el año pasado junto a la estadounidense Abigail Spears en Australia y, más atrás en el tiempo, Iván Molina con la legendaria Martina Navratilova en el Roland Garros de 1974.

En sencillos, fue Fabiola Zuluaga quien estuvo más cerca de lograr un título de Grand Slam, cuando llegó a las semifinales del propio Abierto de Australia en 2004. Sin embargo, la tenista de Cúcuta cayó ante la belga Justine Henin.

«Sería muy grande, la historia está para batirla, los récords están para batirlos. Siempre hay una primera vez y dios quiera que podamos ser nosotros la primera vez», dijo Cabal sobre el encuentro que se disputará el sábado por la noche australiana después de la final femenina de singles.

«Esto es un gran paso para el tenis colombiano. Abre puertas para futuras camadas, demuestra que vamos por el buen camino, que se ha hecho un buen trabajo en esta camada, tanto en sencillos como en dobles», añadió Cabal, que cayó en la final de Roland Garros 2011 junto al argentino Eduardo Schwank.

Farah, que es de Cali y tiene 31 años como su compañero, alcanzó las finales de dobles mixto en Wimbledon 2016 y Roland Garros 2017, en ambos torneos junto a la alemana Anna-Lena Grönefeld.

La pareja colombiana llega a la final después de haber vencido en semifinales a los estadounidenses Bob y Mike Bryan, considerada la mejor dupla de todos los tiempos. Además, en cuartos de final dejaron en el camino a Lleyton Hewitt y Sam Groth, los ídolos locales.

«No puede ser más gratificante llegar a mi primera final de Grand Slam (en el dobles masculino) habiéndole ganado a los hermanos Bryan. Han sido siempre nuestro ejemplo a seguir», dijo Farah.

Compañeros de generación y de aventuras desde pequeños, Farah y Cabal aseguran sentirse como hermanos dentro y fuera de la cancha. «Sólo nos faltó nacer de la misma madre», afirmó Farah. «Nos conocemos desde los cinco años y queremos llevar juntos el nombre de Colombia a lo más alto».

En la final, sin embargo, les espera un duro encuentro ante Marach y Pavic, séptimos favoritos en Melbourne, quienes llegan con una racha de 14 victorias consecutivas.

«Están demostrando un nivel muy alto, no han perdido este año y Mate no ha perdido en el mixto tampoco», analizó Farah. «Nosotros tenemos que ir a lo nuestro, sacar nuestra garra, estar presentes en la cancha desde el principio y demostrar que les va a quedar cuesta arriba ganar este partido».

«Simplemente hay que disfrutar el momento y darlo todo en la cancha», complementó Cabal. «El resultado es algo que no podemos manejar. Lo único que depende de nosotros es dar el 100 por ciento».

La pareja sudamericana tendrá como punto a su favor el apoyo del grupo de colombianos que los está siguiendo a lo largo de todo el torneo. «Es impresionante, un ambiente increíble. Nos hacen sentir como en casa. No tenemos palabras para agradecer a los colombianos que están aquí en Melbourne por el apoyo que nos han brindado», dijo Cabal.

La generación liderada por Santiago Giraldo, Alejandro Falla -anunció su retiro esta semana-, y Alejandro González está ingresando en la etapa final de su carrera, pero Cabal y Farah mantienen en alto el tenis colombiano con sus actuaciones en el dobles mientras se aguarda la irrupción de las nuevas camadas.

«De pronto no contamos con los resultados que ha tenido Santiago (Giraldo) desde tan joven, pero hay buenas proyecciones, vienen bastantes colombianos jugando bastante bien. Simplemente es trabajo y esperar que algún día pague sus frutos», afirmó Cabal.

Por Tomás Rudich