Düsseldorf (Alemania), 2 may (dpa) – El ex alcalde de Duisburgo rechazó hoy ante el juez cualquier responsabilidad en la organización del festival de música Loveparade celebrado en esta ciudad alemana en 2010 cuando él era regidor y que derivó en tragedia causando la muerte de 21 personas, entre ellas, dos jóvenes españolas.

“Yo no participé de manera activa en la concesión de la licencia (para la celebración del festival)”, aseguró Adolf Sauerland, miembro de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel.

“Yo no tuve que expedir ni preparar ninguna autorización”, agregó.

El ex alcalde de Duisburgo, en el oeste de Alemania, declaró como testigo en una de las más de cien vistas de este juicio que se está llevando a contrarreloj porque todos los casos prescribirán de no emitirse un fallo antes de julio de 2020.

Sauerland recordó que él había tenido la idea de que Duisburgo se postulase como ciudad organizadora de este festival de música tecno que se venía celebrando desde 1989, incluso desde meses antes de que cayera el Muro de Berlín. “El consejo aprobó la idea por mayoría”, señaló el ex regidor para a renglón seguido precisar que, una vez puesto en marcha el proyecto, él no se implicó directamente.

El 24 de julio de 2010 se produjo una avalancha humana en el único túnel de acceso y salida al concierto Loveparade celebrado en una vieja estación de trenes de la ciudad de Duisburgo. En el caos murieron aplastadas 21 personas de entre 17 y 38 años, entre ellas dos estudiantes españolas. Otras 652 resultaron heridas.

Cuatro empleados de la empresa organizadora del evento y seis miembros de la plantilla del municipio de Duisburgo se sientan en el banquillo por cargos de homicidio y lesión corporal grave por negligencia por los que podrían ser condenados hasta a cinco años de cárcel. Además afrontan unas 65 querellas de familiares de víctimas y heridos.