La Haya/La Paz, 26 mar (dpa) – El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó hoy en La Haya de inevitable que Bolivia logre un acceso soberano al océano Pacífico, que perdió ante Chile en 1879 en la llamada guerra del Pacífico, que involucró también a Perú.

“El retorno de Bolivia al mar no solo es posible sino es inevitable. Estamos seguros que la solución del caso boliviano servirá de ejemplo al mundo entero para resolver tantas otras disputas que no pueden ni deben quedar abiertas. El siglo XXI será un siglo de paz y de reencuentros”, señaló en una declaración leída en las gradas de acceso al Palacio de la Paz.

Morales retornó el sábado pasado de La Paz a La Haya para escuchar los alegatos finales de los seis juristas extranjeros contratados hace cinco años por el litigio con Chile por un acceso al mar.

Bolivia aguarda que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo efectivo que le otorgue un acceso soberano al océano Pacífico.

El presidente Morales recordó que Chile se comprometió en 1920, 1926, 1950, 1961 y 1975 a negociar con Bolivia un acceso soberano al mar. “Obligación que no fue cumplida. Por esta razón, los bolivianos acudimos a la Corte Internacional de Justicia”, agregó.

El agente boliviano ante la Corte de La Haya, ex presidente Eduardo Rodríguez (2005-2006), por otra parte, recordó que “esta disputa pendiente tiene sus raíces en el siglo XIX cuando Chile reconoció las consecuencias del confinamiento de Bolivia, un confinamiento causado por la invasión militar de Chile del Litoral boliviano, y sus continuas propuestas de dar a Bolivia un acceso al mar”.

Agregó que “no se trata de un conflicto irresoluble. La solución a esta disputa no va a modificar el orden mundial, ni modificar los aspectos fundamentales de la diplomacia, de la política interna o la política exterior”.

La presentación del último alegato boliviano fue seguido por televisión desde las cuatro de la madrugada, y con bastante entusiasmo porque mucha gente asistió a la Plaza Murillo, la principal de La Paz.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, calificó en el Palacio Quemado, de La Paz, como “demoledora exposición de argumentos que ha desmoronado el endeble argumento basado en el olvido, falacias, mentiras y soberbia de parte de la delegación chilena”.

El juicio tendrá mañana un día de descanso y concluirá el miércoles, cuando Chile presente su último alegato oral.