Esquiar en las pequeñas montañas de Nueva Inglaterra

Boston (dpa) – Quien piense en Nueva Inglaterra verá imágenes de un colorido “Verano Indio” o de pequeños pueblos de pescadores. ¿Y zonas de esquí? Probablemente no. Sin embargo, en las estribaciones de los Apalaches hay un montón de estaciones de esquí. Ofrecen pistas atractivas, mucha historia y un toque austriaco.

Sel Hannah evaluó de forma muy realista el potencial de Loon Mountain. “Nunca va a ser una montaña olímpica”, afirmó este ex esquiador profesional cuando en la década de los 60 recibió el encargo de transformar esta montaña, en el estado norteamericano de Nuevo Hampshire, en una estación de esquí. “Sin embargo, les va a encantar a niños, madres y padres”, vaticinó.

Antes no había mucho que hacer en Loon Mountain, pero la construcción de los primeros telesquís cambió esta situación. La estación de esquí se inauguró el 27 de diciembre de 1966. Durante la primera temporada recibió a 30.000 aficionados al deporte de invierno. Desde entonces, el resort se ha ido ampliando continuamente. Sin embargo, con sus 12 telesquís y 45 kilómetros de pistas sigue siendo relativamente pequeño. La altura máxima es de 930 metros. Nada que ver con una estación alpina.

Actualmente, la montaña, situada a dos horas en coche de Boston, es sobre todo popular entre los amantes del snowboard y el freestyle. La estación cuenta con seis parques de diversiones, un halfpipe y un superpipe.

A poco más de una hora en coche desde Loon Mountain hacia el noreste se encuentra Jackson, una pequeña localidad apacible. Los aficionados al deporte de invierno encuentran frente a las puertas de la población un gigantesco espacio de recreación que ofrece atracciones para todos los gustos: descensos, esquí de fondo, todos los deportes de hielo, excursiones en fatbike o motonieve. Eso sí: hay que abrigarse bien, porque aquí las temperaturas en torno a los 20 grados bajo cero y vientos gélidos no son una excepción.

Por la carretera 302 se llega desde Jackson a Bretton Woods, una distancia de 27 millas. En Bretton Woods se acordó en 1944 crear un orden monetario internacional con un Banco Mundial y un Fondo Monetario Internacional. Aquí se encuentra, con 56 kilómetros de pistas, la estación de esquí más grande de Nuevo Hampshire.

En una elevación destaca en el paisaje el “Mount Washington Hotel”, un edificio de madera de más de 100 años de antigüedad que en el pasado fue un Grand Hotel. “La gente venía aquí desde Nueva York y Boston sobre todo para buscar el fresco en verano”, dice el director de marketing del hotel, Craig Clemmer. Desde las metrópolis en la costa salían trenes hacia la llamada Presidential Range (Cordillera Presidencial), que se llama así porque en esta región cada montaña lleva el nombre de un presidente estadounidense: Jefferson, Eisenhower o Washington.

El Mount Washington es la montaña más llamativa y, con casi 2.000 metros, también la más alta en el noreste de Estados Unidos. “Y con el peor tiempo en invierno”, agrega Tim, quien guía a los turistas en una camioneta construida por él mismo hacia la montaña totalmente cubierta de nieve. En vez de ruedas, el minibús tiene cadenas.

Un viento fuerte sopla en la montaña. A mayor altura hay menos árboles. En la cima se registró alguna vez la temperatura más baja del mundo, 57 grados centígrados bajo cero.

Con sus 64 kilómetros de pistas, el resort Stowe Mountain es una de las más de 20 estaciones de esquí en el estado de Vermont. “Las pistas son bastante estrechas, flanquedas por árboles, y en el terreno siempre hay ligeras salientes donde uno puede parar para disfrutar del paisaje”, dice el guía de montaña Mike, quien se crió en esta región.

Eso sí: las estaciones de esquí en el extremo noreste de Estados Unidos no son grandes resorts con una infinidad de kilómetros de pistas como en las Montañas Rocosas. Sin embargo, la estación es un deleite para quien quiera recorrer bosques en raquetas de nieve, esquís de fondo o en fatbike haciendo giros en pistas bien preparadas.

Información básica: Nueva Inglaterra

Destino: Nueva Inglaterra abarca los estados de Maine, Vermont, Nuevo Hampshire, Massachusetts, Connecticut y Rhode Island. La mayoría de las estaciones de esquí se encuentran en los estados norteños de Maine, Vermont y Nuevo Hampshire. Clima: en los estados norteños de Nueva Inglaterra, el invierno es largo con temperaturas bajas y mucha nieve. Cómo llegar: en avión a Boston. Desde allí se puede viajar a las montañas en coche de alquiler o en vuelos domésticos de poca duración.

Por Verena Wolff

MÁS NOTICIAS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies