Washington, 31 ene (dpa) – La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dejó hoy sin cambios su tasa de interés de referencia en la última reunión que mantuvo bajo la dirección de Janet Yellen, en una decisión que era esperada por los mercados.

La Fed había elevado la tasa en diciembre en 0,25 puntos porcentuales, a entre 1,25 y 1,50 por ciento. Se espera que en el transcurso del año se registren nuevos aumentos de la tasa y Estados Unidos avance hacia la normalización de su política monetaria.

El comité de política monetaria de la Fed dijo hoy en un comunicado que “espera que las condiciones económicas evolucionen de un modo que aseguren nuevos incrementos graduales”.

Asimismo, la Fed pronosticó que la inflación crecerá en 2018 y se “estabilizará” en torno a la meta de 2 por ciento fijada por el banco central estadounidense.

El balance de la Reserva Federal en préstamos al Tesoro, bonos del Gobierno y títulos respaldados por hipotecas se incrementó drásticamente desde la crisis financiera de 2008 a 4,5 billones de dólares, cuando el banco central estadounidense inyectó liquidez en los mercados con el objetivo de impulsar la inversión privada.

Después de dejar la tasa en un valor cercano a cero durante siete años, la Fed decidió subirla por primera vez en 0,25 puntos porcentuales en diciembre de 2015.

Yellen finaliza esta semana su período de cuatro años al frente de la Fed. Su sucesor, Jerome Powell, asumirá el cargo el próximo lunes tras ser nominado en noviembre del año pasado por el presidente, Donald Trump, y confirmado por el Senado la semana pasada.

Se espera que Powell siga en general la línea de Yellen, por lo que se cree que continuará con la actual política de ir aumentando ligeramente las tasas de interés y vendiendo lenta pero constantemente los bonos comprados durante la crisis financiera global de 2008.

Powell, abogado, ex banquero de inversiones y miembro de la Fed desde 2012, será la primera persona no economista en liderar el banco central desde 1979.

Políticamente es considerado cercano a los republicanos, actualmente en el Gobierno. Era el candidato preferido del secretario de Finanzas, Steven Mnuchin, por lo cual se podría esperar cierta cercanía entre el Gobierno y la Fed.