La Sala del 112 del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) recibió un total de 52.965 llamadas el pasado mes de noviembre, lo que supone una media diaria de 1.766. La mayor parte de estas llamadas, en concreto 28.573, fueron de emergencia, es decir, relacionadas con algún incidente. Además, se contabilizaron 2.013 llamadas informativas y 2.106 de trabajo. El resto fueron tipificadas como no pertinentes (móviles equivocados, sin respuesta del interlocutor, bromas, etc.).

Todas estas llamadas al 112 Asturias derivaron en la apertura de 17.687 incidentes que requirieron la movilización de algún tipo de recurso. En su mayor parte, 12.983 se correspondieron con la categoría de atención sanitaria. También se registraron, entre otros, 2.270 incidentes relacionados con la seguridad ciudadana y seguridad vial y 689 accidentes de tráfico. La media diaria fue de 590 incidentes.

Salidas de Bomberos del SEPA

Respecto a la actividad de la red de parques de Bomberos del SEPA, hay que señalar que, durante el pasado mes de noviembre, realizaron un total de 449 salidas a distintas intervenciones. La mayor parte fueron para incendios forestales con 127 salidas. También se contabilizaron, entre otras, 74 salidas para incendios urbanos, 36 para rescates y 34 para retirada de elementos peligrosos.

Bomberos del SEPA cuenta con 19 parques de bomberos distribuidos por toda la región que trabajan en red bajo un criterio de funcionalidad, es decir, garantizar la mayor rapidez y eficacia posible en cualquier punto de Asturias. Por centros de trabajo los parques de La Morgal con 55 salidas, Avilés con 48 y Cangas del Narcea con 36, fueron los que realizaron, en este periodo, mayor número de salidas. Sobre las salidas realizadas para distintas intervenciones por los medios aéreos, en este periodo se contabilizaron, un total de 48 salidas. El organismo autónomo cuenta con tres helicópteros, uno de ellos medicalizado y biturbina, para atender las emergencias que puedan surgir en todo el territorio y otros dos multifunción destinados, fundamentalmente, para extinción de incendios forestales.