Madrid, 30 ene (dpa) – Leganés y Sevilla abrirán mañana las semifinales de la Copa del Rey en un duelo en el que el modesto equipo madrileño sueña con otro acto heroico ante un rival exigido por su indiscutible favoritismo.

El Leganés dio la gran sorpresa en la anterior ronda al eliminar al Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu en una noche que quedará para la historia. El conjunto de Asier Garitano no sólo venció 2-1 al gigante blanco, sino que mostró evidencias de equipo muy trabajado y difícil de doblegar.

Su triunfo 3-2 ante el Espanyol en la última jornada de la Liga española fue otro síntoma del excelente momento que atraviesa el plantel del sur de Madrid, un conjunto que hizo de la disciplina y el trabajo sus signos de distinción.

El Sevilla, muy irregular esta temporada, está más que avisado después de lo ocurrido la pasada semana en el Santiago Bernabéu. Evitó en el sorteo a Barcelona y Valencia, que el jueves abrirán su semifinal, pero de ninguna manera no puede menospreciar a su rival, visto lo visto.

Para el conjunto de Vincenzo Montella, la Copa del Rey es una magnífica oportunidad de hacer algo grande esta temporada tan salpicada por las decepciones. Su sexta posición en la Liga española no responde a lo esperado y por delante tiene una durísima eliminatoria de Liga de Campeones ante el Manchester United en octavos de final.

El Leganés podría recuperar para el choque de mañana en su estadio a Dimitrios Siovas y Rubén Pérez, quienes no actuaron ante el Espanyol por diversos golpes. Garitano tampoco pudo contar entonces con Javier Eraso y Nabil El Zhar, ambos con gripe, jugadores que también estarían disponibles para la Copa.

En cambio, Mauro Dos Santos y Alex Szymanowski continúan su proceso de recuperación y se aventuran como bajas ante un Sevilla que necesita regresar a la senda del triunfo tras ceder un decepcionante empate 1-1 en casa ante el Getafe en la última jornada de la liga española.

Montella auguró hoy “una eliminatoria abierta” en la que “se juegan 180 minutos”. Y alabó a su enemigo: “Ellos son un grandísimo equipo que fue capaz de ganar en el Bernabéu. Han demostrado confianza, temperamento y calidad”.

Jesús Navas volvería a ser su improvisado lateral derecho con Steven N’Zonzi y Éver Banega en la creación. Joaquín Correa y Pablo Sarabia actuarían por delante con Franco Vázquez y Luis Muriel como jugadores más adelantados.

El estadio de Butarque presentará un lleno absoluto para alentar al Leganés en busca de una nueva heroicidad. El Sevilla, el alerta, desea el mejor resultado posible para encarrilar su pase a la final de Copa y poder resolver en casa. Justo lo que no pudo hacer el Real Madrid.

Por Alberto Bravo