(dpa) – El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) pretende presentarse como motor para la cooperación internacional durante la reunión anual que comienza hoy y continuará hasta el 26 de enero en la localidad suiza de Davos.

“Actualmente falta cooperación y entendimiento. Y cuando hay cooperación, se da sólo entre políticos o sólo entre líderes empresariales”, explicó a dpa el presidente del Foro, Borge Brende. “El Foro Económico Mundial puede reunir a esos diferentes actores y ofrecer una plataforma para impulsar la cooperación”, señaló el ex ministro de Exteriores noruego.

“Nos enfrentamos a algunos retos mundiales”, como cuestiones relacionadas con la globalización, el cambio climático o conflictos geopolíticos como los de la península coreana, el Cuerno de África o Siria, apuntó. “Todos estos retos y cuestiones sistémicas tienen en común que precisan de más cooperación global”.

A la cita en los Alpes suizos asistirán más de 3.000 participantes, entre ellos 70 jefes de Estado y de Gobierno. El más esperado y polémico es sin duda Donald Trump. Con su política proteccionista, el presidente estadounidense contradice en realidad los objetivos de la reunión: la globalización y el libre comercio.

En el Foro estarán también líderes europeos como la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro italiano Paolo Gentiloni, la británica Theresa May o el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Estará también el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y por primera vez acudirá un rey español, Felipe VI, que ofrecerá un discurso el miércoles.

Desde América Latina llegarán el presidente colombiano, Juan Manuel Santos o el argentino, Mauricio Macri, que acude también como presidente de turno del G20. El mandatario brasileño, Michel Temer, hablará casi a la misma hora en que comienza el juicio en segunda instancia por corrupción al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Junto a los líderes políticos también estarán grandes nombres de la economía mundial: la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde; el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, y cientos de directivos de emrpesas como Google o la española Iberdrola.

El Foro de Davos también intenta reforzar la igualdad y derechos de las mujeres. “No conseguiremos nada a nivel mundial si la mitad de la población de la Tierra no tiene las mismas posibilidades”, advierte Brende.

Todas las copresidentas de esta reunión son mujeres, entre ellas Lagarde y la presidenta noruega, Erna Solberg. “Con siete mujeres copresidentas enviamos una señal de que los derechos de la mujer ocupan un lugar central en la política mundial de futuro”, señala el presidente del WEF. “Espero que el siglo XXI sea un siglo de las mujeres y de la igualdad”, confía Brende.

En el Foro intervendrán mujeres como la actriz Cate Blanchett, que también recibirá un premio, o Fabiola Gianotti, directora del prestigioso Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) y además copresidenta de esta 48 edición del WEF.

El encuentro de Davos va más allá de la pura política y economía. Albergará también charlas sobre tecnología, sanidad o sobre el futuro del ser humano, con oradores como el historiador Yuval Harari, autor del best seller “Sapiens”.

El Foro de Davos es un acontecimiento valioso precisamente en tiempos de una creciente digitalización. El video o el teléfono son maravillosos complementos, “pero nada puede sustituir un encuentro personal”, según Brende.

“Cuando uno se enfrenta a verdaderos retos, hay que poder mirarse a la cara”, afirma. Como ejemplo, pone su experiencia como mediador del acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Por Benedikt von Imhoff y Laura del Río