(dpa) – El Tribunal Constitucional de España acordó hoy suspender la sesión parlamentaria prevista el martes para investir al independentista Carles Puigdemont como jefe del Gobierno de Cataluña si se pretende hacerlo a distancia, informó la prensa.

Se trata de una medida cautelar adoptada por el alto tribunal ante el recurso que presentó el Gobierno español de Mariano Rajoy contra la candidatura del líder separatista, quien se encuentra huido en Bélgica desde final de octubre para evitar ser detenido en España.

La decisión se tomó tras seis horas de debate en una jornada que arrancó con dos posibles opciones sobre la mesa: que el alto tribunal admitiera a trámite el recurso del Gobierno, lo que hubiera supuesto una suspensión automática de la sesión de investidura, o que no lo admitiera, dando vía libre al nombramiento de Puigdemont.

A falta de que el Constitucional lo confirme en un comunicado, la decisión final es una fórmula intermedia que fue apoyada por todos los magistrados. El tribunal no decidió por el momento sobre la admisión a trámite del recurso del Ejecutivo de Rajoy.

Los magistrados consideran que para poder ser nombrado jefe del Gobierno catalán, Puigdemont debe acudir en persona al Parlamento de la región y obtener antes la autorización de un juez.

Por tanto, prohíben que sea investido de forma telemática o delegada, opciones que barajaban los independentistas.

El candidato está siendo investigado en España por delitos relacionados con sus planes para desconectar la región del resto de España, que provocaron la crisis institucional más grave de las últimas décadas en el país. Por eso permanece en Bélgica y evita regresar a Cataluña.

Hasta ahora, el Tribunal Constitucional había admitido a trámite todos los recursos presentados por el Gobierno de Rajoy contra el proceso independentista en la región española.

En esta ocasión, sin embargo, la decisión estaba en cuestión porque por primera vez no tenía el visto bueno del Consejo de Estado. En su informe, obligatorio pero no vinculante, el órgano consultivo del Ejecutivo señalaba que no hay certeza de que Puigdemont esté presente en la investidura y, por tanto, la impugnación sería “preventiva”.

El presidente del Parlamento catalán, el separatista Roger Torrent, propuso hace unos días a Puigdemont como candidato a la investidura. El pleno parlamentario para debatirlo y votarlo está fijado el martes a las 15:00 horas (14:00 GMT).

La decisión del Constitucional abre ahora un escenario incierto en el que los independentistas tendrán que anunciar en los próximos días cómo se llevará a cabo la investidura de Puigdemont.

En caso de que insistan en hacerla de forma delegada o telemática, estarían desobedeciendo a la Justicia. Y si Puigdemont decide regresar a España y acudir en persona al “Parlament” catalán, se arriesgaría a ser detenido.