Madrid, 25 mar (dpa) – El ex presidente catalán Carles Puigdemont fue detenido hoy en Alemania en virtud de una orden europea de captura. Su arresto y posible entrega a España abre un nuevo capítulo en la crisis independentista que desde hace meses tiene en vilo al país. Cinco claves sobre lo ocurrido y sus consecuencias:

¿Por qué fue detenido Puigdemont?

Puigdemont presidió desde 2016 el Gobierno catalán con el que culminó el plan independentista que abrió una crisis política, institucional y social sin precedentes en España, en particular con una consulta soberanista ilegal el 1 de octubre en la región y una resolución del Parlamento catalán que aprobó crear una república el 27 de octubre.

Tras meses de investigación, el Tribunal Supremo español confirmó el viernes el procesamiento de Puigdemont por delitos de rebelión y malversación, penados con hasta 30 años de cárcel, debido a su papel en esa crisis. También reactivó una orden de captura europea que motivó su detención hoy. En total hay 25 procesados.

¿Qué hacía Puigdemont en Alemania?

Puigdemont llevaba cinco meses viviendo en Bruselas, adonde se desplazó tras ser destituido por el Gobierno español debido a la declaración independentista del Parlamento catalán el 27 de octubre. Desde entonces no volvió nunca a España, donde tiene pendiente una orden de captura.

El jueves había viajado a Finlandia para dar una conferencia en la Universidad de Helsinki. Su regreso a Bélgica estaba previsto para el sábado, pero lo adelantó cuando el Supremo activó la orden de captura el viernes. La Policía alemana lo detuvo hoy después de que cruzara la frontera norte del país en un coche con destino a Bruselas.

¿Qué relevancia tiene el país de detención?

El arresto en Alemania complica la situación penal de Puigdemont considerablemente más que si se hubiese producido en Bélgica, según los expertos.

Alemania es uno de los países con los que España mantiene mejor cooperación policial. Además, a diferencia de lo que ocurre en Bélgica, el código penal germano incluye el delito de alta traición, equiparable al de rebelión que se imputa a Puigdemont, con penas de diez años de prisión a cadena perpetua en los casos más severos.

¿Qué ocurrirá ahora con el independentista?

Puigdemont fue detenido en virtud de una orden de detención europea, mecanismo aplicado desde 2004 para aceitar la cooperación entre los países comunitarios con plazos y procedimientos bien definidos.

En un primer paso, la Justicia alemana debe decidir si mantiene a Puigdemont detenido hasta que se decida su entrega a España. Si el ex presidente lo acepta, el plazo es de diez días. En caso contrario, la decisión debe tomarse en un máximo de 60 días.

¿Qué impacto político tiene la detención?

La detención de Puigdemont llega en un momento especialmente tenso en Cataluña, donde los partidos independentistas denuncian el “autoritarismo” de España por la ofensiva judicial contra los responsables del proceso soberanista en la región.

La influyente entidad civil Asamblea Nacional Catalana (ANC) llamó ya a manifestarse a las 17:00 horas (15:00 GMT) contra el arresto del ex presidente y el envío a prisión preventiva de otros cinco independentistas el viernes.

Más allá de la tensión institucional y social, sin embargo, la detención de Puigdemont y su posible entrega a España tiene un limitado impacto político real. Desde Bruselas no podía ni votar en el Parlamento catalán ni volver a ser elegido presidente regional.

Cataluña vive una parálisis política desde las elecciones del 21 de diciembre debido a la dificultad de los independentistas para hacer valer su mayoría absoluta e investir a un nuevo presidente, en parte por la huida o detención de varios de sus diputados.

Por Pablo Sanguinetti (dpa)