(dpa) – El Barcelona disfruta del espectacular momento de Lionel Messi y Luis Suárez, una dupla cercana a la perfección, aunque el gran rendimiento de ambos también provoca un efecto colateral: ¿dónde poner a los fichajes?

El argentino y el uruguayo fueron los grandes protagonistas del duelo del domingo ante el Alavés. Suárez marcó el tanto del empate y Messi dio el nuevo triunfo a los azulgranas a seis minutos del final con un espectacular lanzamiento de falta directa. Llevan cinco jornadas seguidas marcando.

Los 20 goles del argentino y los 16 de Suárez sitúan a ambos al frente de la clasificación de anotadores de la Liga española. Además, entre los dos dieron 14 asistencias. Una cifra que sólo admite comparación con la formada por Neumar y Edinson Cavani en el Paris Saint-Germain, con 38 tantos y 16 pases de gol entre ambos. La diferencia está en la distinta competitividad de la Liga española y la francesa.

La actuación de la pareja azulgrana dejó en un segundo plano el debut del brasileño Philippe Coutinho como titular en el Barcelona. Su actuación fue intrascendente. Mientras, el otro gran fichaje, el francés Ousmane Dembélé, observó la exhibición de Messi y Suárez desde la grada, todavía recuperándose de una nueva lesión.

Ambos son el segundo y tercer fichaje más caro de la historia del fútbol tras el de Neymar por el Paris Saint-Germain. Y la cuestión es ver cuándo y dónde jugarán.

Coutinho actuó el domingo por la banda derecha preferentemente, pero se le observó desubicado. La misma posición que Dembélé ocupó en los pocos minutos que actuó con su nueva camiseta.

El rendimiento y jerarquía de Suárez y Messi no admiten discusión y es interesante ver cómo resolverá el técnico azulgrana, Ernesto Valverde, el puzzle que tendrá delante cuando cuente con los dos fichajes, por los que el Barcelona pagó bastante más de los 222 millones de euros que recibió por Neymar.

«Sin la presencia de Neymar y con los habituales cuatro centrocampistas de Valverde, Messi y Suárez son intocables para garantizar goles en un equipo más plano que en temporadas anteriores», razonó hoy el diario «Sport».

Otro añadido es que el Barcelona funcionó espléndidamente hasta ahora sin los fichajes. Con su triunfo ante el Alavés, igualó las 21 jornadas de inicio de la Liga española sin conocer la derrota que enlazó en 2010 el equipo entonces entrenado por Josep Guardiola. Y lo hizo mejorando sus estadísticas. Si hace nueve años el Barcelona acumuló 17 victorias y cuatro empates, el de Valverde sumó una victoria más que el de Guardiola.

Precisamente, en aquel 2010 el conjunto azulgrana cedió su primera derrota en la jornada 22 ante el Atlético de Madrid.

No parece que la dupla formada por Suárez y Messi quieran dejar pasar la oportunidad de seguir mejorando la estadística. Aunque a Valverde le cueste introducir a los fichajes.

Por Alberto Bravo