Ciudad de México, 28 feb (dpa) – La capital mexicana estrenó hoy autobuses de doble piso en el Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática de la ciudad, con los cuales las autoridades esperan reducir tiempos de traslado y emisiones contaminantes.

Los autobuses rojos al estilo londinense empezaron a circular de manera parcial en un trayecto que tendrá 15 kilómetros, después de más de un año de obras y de protestas de los vecinos que retrasaron la construcción por supuestos cambios en la fisonomía de la avenida y tala de árboles.

La Línea 7 del Metrobús, que circulará entre Campo Marte e Indios Verdes con 29 paradas, contará con 90 autobuses que reemplazarán a 180 más antiguos y podrán trasladar unos 130.000 pasajeros al día.

Según las autoridades de Ciudad de México, el nuevo servicio permitirá reducir en un 40 por ciento los tiempos de traslado y en 19.000 toneladas anuales las emisiones de dióxido de carbono, en una ciudad altamente contaminada. Cada unidad puede transportar a 130 pasajeros, 86 de ellos sentados.

El Paseo de la Reforma es una importante avenida de la ciudad sobre la cual están la Bolsa Mexicana de Valores, edificios de oficinas y varios de los principales museos, como el Museo Nacional de Antropología e Historia y el Museo Rufino Tamayo.