Barcelona, 30 ene (dpa) – España volvió a vivir hoy una jornada de giros imprevistos como las que marcaron desde septiembre la escalada del desafío independentista en Cataluña. La postergación indefinida del pleno parlamentario que debía devolver a Carles Puigdemont el Gobierno regional abre otra etapa de incertidumbre. Seis claves:

¿Por qué se pospuso el pleno de investidura de Puigdemont?

El Parlamento de Cataluña había convocado para hoy el pleno en el que votaría la investidura del nuevo jefe del Gobierno regional y que debía celebrarse a más tardar el 31 de enero.

Puigdemont era el único candidato, pero se encuentra prófugo en Bruselas desde que fue destituido del cargo hace tres meses y no podía asistir al pleno porque si vuelve a España será detenido como imputado por cinco delitos vinculados a su plan independentista.

Los soberanistas pretendían investirlo a distancia, pero el Tribunal Constitucional avisó el fin de semana de que Puigdemont solo podría ser investido si asistía en persona al pleno tras pedir permiso al juez del Tribunal Supremo que lo investiga.

Tras días de incertidumbre, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, anunció hoy a último momento la postergación indefinida del pleno hasta poder garantizar que se celebre “con garantías y sin injerencias”. Una fórmula intermedia para mantener la apuesta por Puigdemont sin desobedecer al máximo tribunal.

¿Volverá Puigdemont a presidir el Gobierno catalán?

Torrent insistió hoy en que Puigdemont tiene “toda la legitimidad y todo el derecho” a ser investido, de modo que no propondrá un candidato alternativo. Sin embargo, parece difícil que el ex “president” regional pueda volver al cargo.

Los propios letrados del Parlamento catalán dictaminaron que una investidura a distancia no está prevista en su reglamento. También es improbable que el Constitucional cambie de postura. E incluso en caso de que el independentismo logre investir a Puigdemont, el Gobierno central de Mariano Rajoy recurriría ese paso ante la Justicia.

¿Mantienen la unidad los independentistas?

La situación de Puigdemont genera roces crecientes entre las fuerzas soberanistas. Diputados del partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) de Torrent advirtieron el lunes de que “nadie es imprescindible” y se abrieron incluso a la posibilidad de “sacrificar” a Puigdemont.

La decisión de suspender el pleno tomó al parecer por sorpresa a la plataforma Junts per Catalunya (JxCat) del ex presidente, que consideraba que sí se daban las condiciones para celebrar hoy la investidura, según revelaron fuentes de la formación.

¿Qué ocurrirá si Puigdemont no logra ser investido?

La postergación del pleno “sine die” vuelve a colocar a Cataluña en un limbo imprevisible, cuya salida más directa sería que los partidos independentistas propusieran un nuevo candidato no imputado ni buscado por la Justicia y lo invistieran como “president” regional.

Entre tanto, no está claro cómo afecta la suspensión del pleno a los plazos establecidos por la normativa, que fijaba para hoy un primer intento de investidura y para 48 horas más tarde el segundo.

Si ninguna de esas dos sesiones acaba con la elección de un nuevo “president” regional, la ley prevé dos meses para buscar a un nuevo candidato. En caso de que el “Parlament” no pudiera investir a otro cumplido ese plazo, la convocatoria de nuevas elecciones sería inmediata. Tendrían lugar a fines de mayo o principios de junio.

¿El nuevo Gobierno volverá a buscar la independencia unilateral?

Parece improbable. El fracaso del plan independentista de Puigdemont sin reconocimiento internacional y con un costoso legado económico y social, el precedente de la intervención de la autonomía de Cataluña por parte del Gobierno central -que se repetiría si hubiese un nuevo intento independentista- y los procesos judiciales abiertos sugieren que el nuevo Ejecutivo regional evitará el choque unilateral.

Figuras del soberanismo pidieron “realismo” y el propio Torrent prometió trabajar por restaurar la “convivencia” de los catalanes. Varios de los políticos imputados por el desafío indepedentista se retractaron además ante el juez y prometieron renunciar a la vía unilateral y respetar la Constitución.

El principal impulso a seguir con la estrategia unilateral proviene del partido antisistema Candidatura de Unidad Popular (CUP), que lo exige a JxCat y ERC como condición para darles el apoyo de sus cuatro diputados al considerarla única posibilidad para hacer realidad la república catalana.

¿Puede formarse un Gobierno alternativo antiindependentista?

Es virtualmente imposible. La antiindependentista Inés Arrimadas ganó las elecciones del 21 de diciembre y dio a su partido Ciudadanos la primera victoria de una fuerza no nacionalista en unos comicios catalanes. Sin embargo, no cuenta con apoyo suficiente para formar Gobierno incluso pese a los problemas del soberanismo.

Las otras fuerzas “constitucionalistas” -los socialistas del PSC y el PP de Rajoy- obtuvieron malos resultados y no bastan para hacer presidenta a Arrimadas, en tanto que la coalición de izquierdas Catalunya en Comú-Podem se niega incluso a abstenerse para abrir paso a la líder liberal.

Por Pablo Sanguinetti