Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Barcelona supera 3-0 a Chelsea y pasa a cuartos

Barcelona, 14 mar (dpa) – Magistralmente conducido por el genio de Lionel Messi, el Barcelona selló hoy su boleto para los cuartos de final de la Liga de Campeones europea al imponerse al Chelsea por 3-0 con un doblete del argentino en un choque menos igualado de lo que se esperaba.

La clarividencia del astro argentino iluminó a los azulgrana desde el primer minuto del duelo, desactivó el plan de los ingleses y, con un 4-1 en el global, permitió que los catalanes accedieran a su undécima eliminatoria de cuartos consecutiva con más comodidad de la previsible.

Apenas un par de minutos de juego fueron suficientes para que el crack azulgrana indicara el camino por el que pretendía llevar el partido, que arrancó con una pancarta premonitoria exhibida por los aficionados locales: «God save the King» (Dios salve al rey).

Con o sin ayuda divina, Messi convirtió en gol la primera jugada estática de los dirigidos por Ernesto Valverde, que en su fase decisiva arrancó en los pies del argentino y pasó por los del francés Ousmane Dembélé, antes de que llegara a los de Luis Suárez, que asistió para que el 10, desde un ángulo muy cerrado, cruzara el balón por debajo de las piernas de Courtois.

El quinto tanto de Messi en la presente Champions, el número 99 en toda su trayectoria en la máxima competición continental, fue el más tempranero en toda la carrera del argentino.

Un nuevo récord que sumar a las incontables plusmarcas que acumula la estrella azulgrana, decisiva también en el segundo gol del Barcelona.

Messi aprovechó una pérdida de su amigo Cesc Fàbregas en el mediocampo para iniciar una fulgurante conducción, desactivar con un par de toques geniales a los dos defensores que le salieron al paso y asistir para que Dembélé anotara de manera brillante.

En su primer gol con la camiseta azulgrana, el francés hizo un buen control y tuvo la pausa necesaria para enviar el balón allí donde Courtois no lo encontraría: cruzado a su escuadra.

Dembélé respondió así a la apuesta de Valverde que, con Andrés Iniesta en su once, decidió prescindir del brasileño Paulinho y exigir al joven futbolista en un duelo de altura.

Entre el primer y el segundo tanto del Barcelona, fruto de sus dos primeros disparos a puerta, el Chelsea se mostró atrevido y con recursos para responder al cambio de plan al que lo obligó el prematuro 1-0.

Los ingleses hicieron una presión alta, incomodaron la salida del balón de los azulgrana y probaron a Ter Stegen en un par de ocasiones. El arquero alemán se mostró tan seguro como los zagueros azulgrana, impecables en el corte y en la anticipación.

Los dirigidos por Antonio Conte, que modificó el dibujo que le dio un 1-1 en la ida y dio entrada a un delantero puro como Giroud, gozaron de su mejor ocasión al borde del descanso, en una falta al borde del área.

Marcos Alonso disparó con mucha intención, pero el balón salió rozando el palo de Ter Stegen.

El Chelsea, en cualquier caso, no desistió. De la pausa regresó más abierto que nunca en busca de un gol que la retaguardia del Barcelona y su arquero abortaron una y otra vez.

Cómodo con su ventaja, el Barcelona bajó el ritmo. Y esperó a otra genialidad de Messi para cerrar el duelo. Llegó en el 63′, en otra jugada en la que Courtois demostró cómo los arqueros temen al genio.

El belga no supo si cerrar o abrir las piernas cuando el 10 controló al borde del área, tiró dos controles orientados para burlar a un par de contrarios y disparó fuerte y raso para que el balón se colara entre las piernas finalmente abiertas del arquero.

El Camp Nou, lleno hasta la bandera, estalló en otro sonoro «¡Messi, Messi, Messi!», mientras el argentino festejaba con sus compañeros su gol número cien en la Champions y Jorge Sampaoli, presente en el palco, tomaba nota para el próximo amistoso de la «Albiceleste».

Antes de que el astro dedicara el doblete a Ciro, su tercer hijo recién nacido, Valverde ya había movido el banco.

Paulinho había entrado por Iniesta, recién salido de una lesión. Al golpeado Busquets lo sustituyó André Gomes, recibido por la hinchada «culé» con una gran ovación, tras haber confesado cómo su auto presión ha condicionado su rendimiento desde que es azulgrana.

Así, con un Messi descomunal, ambiente festivo e inesperada tranquilidad ante el mejor Chelsea de la temporada, el Barcelona accedió a los cuartos y el viernes conocerá su próximo rival.

Por Noelia Román (dpa)

You May Also Like

Revista de Ocio

Tarde o temprano llega el momento en el que tu amigo ha decidido casarse, y te ha tocado llevar a cabo la organización de...

Sociedad

A lo largo de la historia, las personas siempre se han visto intrigadas por todo aquello que se supusiera un enigma, como es el...

Negocios

El sector de las apuestas deportivas experimenta un crecimiento notable en todo el mundo. Y no es de extrañar, pues abarcan una gran cantidad...

Actualidad

El Gobierno dedicará 450.000 euros a la convocatoria de subvenciones destinadas a servicios de asesoramiento y participación en regímenes de certificación de explotaciones ganaderas...