(dpa) – Considerado una de las voces imprescindibles de la literatura española actual, el escritor Fernando Aramburu desembarca con su gran éxito “Patria” en Alemania, el país en el que reside desde mediados de los años 80 y cuyo pasado traumático le ha servido de inspiración para escribir sobre el conflicto vasco.

“En Alemania es la generación de los 60 (…) la que finalmente pidió cuentas, la que puso a trabajar a los historiadores en archivos y a sacar todas las vergüenzas del país. Pero para entonces ya habían transcurrido más de 20 años. Por eso, entiendo que en el País Vasco se establezca como una especie de zona de silencio, de vaguedad, contra la que yo he escrito “Patria”, declaró en entrevista con dpa.

Aramburu entiende que la potencia europea, a pesar de ser considerada como un modelo a la hora de enfrentar y superar los fantasmas del pasado, no gestionó bien su memoria colectiva en las dos primeras décadas que sucedieron a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), un error que él quería evitar en el País Vasco.

“Confieso que el caso alemán me ha inspirado para intervenir públicamente con esta historia reciente. No quiere decir que yo tenga razón, pero pienso que hay que hablar de esto. Esto no lo podemos silenciar porque las siguientes generaciones nos van a hacer preguntas y reproches”, agregó.

El autor vasco admitió que “Patria”, un fenómeno literario que lo ha hecho merecedor del Premio Nacional de Narrativa en España, fue gestándose de manera inconsciente en su mente durante muchos años.

“Tengo libros anteriores que ahora los veo como un acercamiento a ‘Patria’. Ahora me doy cuenta de que eran tentativas para encontrar el tono para una novela de grandes dimensiones”, reveló.

Preguntado por posibles paralelismos que podrían existir entre el País Vasco y el desafío soberanista catalán, con fenómenos como la fractura social o la pérdida de relación entre miembros de una misma familia, Fernando Aramburu reconoce “algunas concomitancias”, pero insiste en que son realidades muy diferentes.

“En el País Vasco había muertos y recomponer los lazos sociales es más complicado que cuando la gente simplemente se ha enemistado. De hecho el País Vasco no se ha contagiado del proceso catalán, creo que nosotros no queremos repetir la historia que tuvimos. Y cuidado, porque el Estado es más fuerte de lo que los independentistas creen”, advierte.

En entrevista con la agencia dpa en Berlín, el autor nacido en San Sebastián hace 59 años avanzó además detalles sobre su nuevo libro “Autorretrato sin mí” (Tusquets), que llegará en marzo a las librerías españolas.

“Es un conjunto de 61 piezas en prosa, es un libro muy personal pero no es autobiográfico (…). En él me enfrento con los asuntos que considero esenciales en la vida de cualquier persona: la noche, la música, el padre, la soledad, el miedo, la risa… Son 61 piezas que cualquier lector se puede calzar”, resumió.