Berlín, 5 abr (dpa) – El Gobierno alemán de Angela Merkel arremetió hoy de nuevo contra Facebook y pidió que se tomen medidas contra la red social a nivel europeo después de que trascendiese una nueva dimensión del escándalo de filtración masiva de datos que afectaría a hasta 87 millones de usuarios, más de los reconocidos inicialmente.

“Facebook es una red de la no transparencia. Las convicciones éticas se sacrifican en favor de las convicciones comerciales”, declaró hoy la ministra de Justicia germana, Katarina Barley, quien ya la semana pasada se reunió en Berlín con representantes de Facebook en Europa para conocer de cerca el impacto que el escándalo de la filtración masiva de datos podría tener en Alemania.

En este país se estima que el número de personas afectadas por el mal uso de los datos asciende a unas 300.000. “Facebook vive de la confianza de sus usuarios y ha perdido esta confianza”, apuntó la política socialdemócrata.

En opinión de Barley, para operar, las redes sociales deben contar con reglas claras. “Vamos a mirar qué posibilidades hay de sacar adelante una nueva orden de protección de datos a escala europea. A nivel europeo tenemos que legislar requisitos claros para los gestores de redes sociales”, insistió.

La ministra alemana exigió asimismo que Facebook explique a las autoridades de la Unión Europea (UE) el funcionamiento de sus algoritmos.

Facebook reconoció el miércoles que el escándalo de utilización de datos personales de sus usuarios afectaba a unos 87 millones de usuarios, lo que representa unos 30 millones más de personas más de los que se estimaban hasta ahora. Se cree que la mayoría de los afectados reside en Estados Unidos.

Alemania es un país muy celoso con la protección de datos de sus ciudadanos desde las experiencias traumáticas con el nazismo y la Stasi, la Policía política de la Alemania oriental comunista.