Madrid, 11 mar (dpa) – ¿Existió un Quijote anterior a Cervantes? La mera pregunta basta para sacudir los cimientos de la literatura en español, pero la respuesta encontrada por un nuevo documental que se presenta mañana lunes en Madrid parece tener más de juego cinematográfico que de revelación histórica.

Con el título de “El fantástico hidalgo de la estepa Póntica”, la cinta de 50 minutos promete destapar “datos históricos que permiten aventurar que el Quijote hunde sus raíces lejos de donde hasta ahora se creía”, un adelanto alarmante rebajado por un guiño cómplice: “Este es el documental que nos cuenta la verdad… o casi toda”.

También juega con el límite entre realidad y ficción Isidro Gómez, productor ejecutivo del falso documental, cuando se le pregunta cuánto hay de historia y cuánto de entretenimiento en el proyecto.

“La historia es también entretenimiento”, explica a la agencia dpa ante la presentación oficial este lunes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. “Es un documental con sorpresas que dejarán muy descolocado a los espectadores. Muy divertido, muy interesante”.

El proyecto de Xanela, productora del popular concurso de la televisión española “Pasapalabra”, se estructura como un largo viaje de más de un año y medio en busca del manuscrito de un supuesto “Libro del Caballero Imaginario” en el que Cervantes “se inspiró, copió o plagió”.

El itinerario desde Alcalá de Henares a Tombuctú, pasando por Toledo, Reino Unido, Argel o Tánger recorre “leyendas artúricas, milicias romanas, guerreros sármatas, vikingos, caballeros bogatyres y árabes” en busca de “uno de los secretos mejor guardados sobre Cervantes y su Quijote”.

Gómez evita adelantar la respuesta a la que llega esa “investigación”, que incluye también entrevistas a expertos de diversos ámbitos: “Hay que verlo”, remata. La productora promete una conclusión “clara, contundente y con un resultado absolutamente insólito”.

Entre las ambigüedades con las que juegan los responsables destaca alguna certeza, comenzando por la participación de actores conocidos en España como Jesús Olmedo (presentador y guía del viaje), Fernando Guillén-Cuervo (narrador) y Carlos Hipólito (voz del Cervantes ficticio).

También seguro es que la obra se presenta como primera entrega de una serie documental titulada “El color del cristal”, que la productora Xanela quiere continuar con diversos proyectos basados siempre en “una buena base histórica con grandes dosis de entretenimiento”, define Gómez.

Ese juego entre ficción y verdad parece aplicarse especialmente bien a la obra más célebre de Miguel de Cervantes (1547-1616), que incluye en su Quijote datos confusos sobre el “ingenioso hidalgo” y pistas falsas que ponen en duda su propia autoría, en un juego especular y metatextual de una modernidad pasmosa.

“Sin duda es un proyecto muy cervantino”, constata Gómez sobre el documental. “Se menciona también en la cinta”. Es otra certeza que escapa a cualquier ambigüedad: cuatro siglos después de su muerte, Cervantes y su mundo siguen siendo una fuente inagotable de inspiración.

Por Pablo Sanguinetti (dpa)